Maquillaje y Pelo

Trucos para quitarte años

Lo que debes hacer

¿Alguien creía que los únicos signos de la edad en el rostro tenían forma de arruguitas, manchas o flacidez? Pues… no. Lo sentimos, pero… no. Además, se produce una pérdida de pigmento que hace que las facciones se vean más claras, casi desdibujadas. Por eso, a partir de los 30 años saber cómo maquillarse y elegir los tonos más adecuados es la diferencia entre echarse algún que otro añito (o década…) extra o estar, sencillamente, estupenda. Así que apréndete de memoria este decálogo que te hará rejuvenecer en cuestión de minutos

Lo que debes hacer

Usar un preparador de la tez
El secreto de los maquilladores: las bases siliconadas disimulan las arruguitas de forma (casi) milagrosa.
Mimos con el corrector
Pon una gota de crema hidratante antes de extender el corrector de ojeras, así evitarás que se cuartee. Elígelo de textura fundente y huye de las mousses.
Maquillaje cubriente y satinado
Para unificar el tono de la tez hace falta una base que sea ligeramente cubriente, ¡aunque lo suficientemente ligera como para no parecer una máscara! También es importante que la textura sea cremosa.
Hora de iluminar
Llega el momento de usar un iluminador. Aplícalo con suavidad en el centro de la frente y debajo de los ojos (en la zona alta de los pómulos) para subir la mirada y evitar el efecto ‘ojera’.
Colorete rosa o salmón
La microcirculación cutánea se reduce con los años y la tez se ve más pálida. Un toque de colorete en un tono claro y fresco le aporta ese rubor natural que tanto le favorece.
La coloración del pelo, ¡suave, suave!
Cuidado con los colores muy puros y extremos en el cabello: para quitar años, nada como los tonos delicados, con reflejos cálidos como caobas, miel…
Delinear y marcar las cejas
Con los años pierden color y densidad, se difuminan, por lo que un sencillo toque de lápiz sirve para que recuperen la lozanía de décadas pasadas.
En los labios, tonos segunda piel
Los colores nude, tan de moda esta temporada, son perfectos para rejuvenecer el rostro, siempre que tengan un tono ligeramente más vivo que el de tu piel.
Sombras en color hueso
La piel de los párpados, ultrafina, deja ver venitas y una coloración más oscura con los años. Usar una sombra color hueso, vainilla o rosa muy claro sobre el párpado móvil aporta luz a la mirada de inmediato.
Difuminar muy bien las sombras
Nada de líneas duras: los colores deben mezclarse y fundirse con total transparencia.


Comentarios