Diferencias entre láser y fotodepilación

Descubre las ventajas e inconvenientes de cada uno de estos sistemas de depilación.

Láser y fotodepilación son en realidad dos sistemas que terminan con el pelo empleando la luz. Por eso, la palabra fotodepilación podría abarcarlos a los dos, pero no son lo mismo. Tienen sus diferencias y la fundamental es la luz empleada. 

El
equipo láser aplica
una luz monocromática (de un solo color) de manera que esta luz es
más fácil de absorber por la melanina.
Las partículas de luz van
en la misma dirección y en la misma longitud de onda a través del
vello, acabando en la raíz y destruyéndola. Por lo que el láser es
más puntual, eficiente y preciso.
 El láser funciona proyectando una luz de un solo color que tiene como finalidad absorber la melanina del pelo. las partículas captan el pelo, viajan a través de él y acaban en la raiz destruyéndola. Cuanto más grueso y más oscuro el pelo, tiene mejores resultados. Es decir, la luz va directa a cada pelo.

Publicidad

La fotodepilación, por el contrario, no es un sistema selectivo, no va directamente a la raiz del pelo sino que funciona en distintas frecuencias de onda. Es como un barrido. Por eso necesita muchas más sesiones y es más lento que el láser. Tiene como ventaja que se adapta a cualquier color y tipo de vello. El inconveniente es que puede producir más quemaduras si no te lo hacen manos expertas.