Adelgaza sin efecto rebote

Los expertos recomiendan una pérdida progresiva y sencillos trucos para no volver a coger los kilos que te has quitado. Trucos y consejos para no recuperar el peso perdido.

Lo más popular

Bien porque te has pasado en Semana Santa o porque quieres comenzar ya la carrera hacia el biquini, quitarte esos kilos, entre dos y cinco, que no exigen estricta dieta, puede ser una tarea casi imposible si lo haces mal. Y, además, podrías ser víctima del temido efecto rebote. Los expertos entulinea de Weight Watchers recomiendan un adelgazamiento saludable para mantener el peso a largo plazo.   Yolanda Jiménez, nutricionista, explica que: "para que un método de adelgazamiento sea saludable se  debe entender la pérdida de peso como un proceso integral, que contemple no sólo aquellos aspectos relacionados con la alimentación, sino con la actividad física y el bienestar de la persona". Y recomienda aplicar nueve pautas: 

Publicidad

1.- No a los alimentos prohibidos. Evitar las restricciones de alimentos: Es desmotivador y supone uno de los principales factores de abandono de una dieta. Es aconsejable tener una alimentación variada y equilibrada, sin alimentos prohibidos, teniendo en cuenta aquello que ingerimos y el gasto energético que realizamos.

2.- No perder más de un kilo por semana: para que la pérdida de peso sea paulatina y, por lo tanto, saludable debe situarse entre los 500 gramos y un kilo por semana. Las dietas que prometen una pérdida de peso rápida en poco tiempo, conocidas como "dietas milagro", pueden conllevar un "efecto rebote" que, en algunos casos, incluso puede suponer un incremento del peso inicial.

Lo más popular

3.- Adquirir hábitos de vida saludables: es importante identificar aquellos hábitos que frenan el adelgazamiento para poder modificarlos. Hay que tener en cuenta que el 40% de nuestras acciones diarias son hábitos, por lo que no podemos pretender una ruptura drástica de nuestro estilo de vida. De hecho, para que la repetición de una acción saludable se convierta en un hábito interiorizado son necesarios mínimo 21 días.

4.- No centrarse únicamente en la alimentación: es fundamental entender el adelgazamiento como un proceso integral que contemple y combine tres pilares básicos: alimentación, actividad física y bienestar personal.

5.-Planificar y mantener horarios: la planificación garantiza comidas equilibradas y no tener que recurrir a opciones menos saludables como los platos precocinados. A su vez, el mantenimiento de los horarios ayuda a mantener a raya el picoteo incontrolado entre horas.

6.- Practicar el mindfulness: para combatir el estrés, las preocupaciones y la ansiedad,el mindfulness –técnica que permite conectar con el entorno y con uno mismo– puede resultar muy útil. Caminar, meditar, la relajación o colorear mandalas son algunas de las actividades para llevar a cabo de forma cotidiana.

7.-Aprender a cuidarse y quererse: las personas felices hacen elecciones más saludables. Para sentirse bien es recomendable fomentar actitudes para aprender a quererse más, dedicarse tiempo a uno mismo, expresar las emociones, ser amable con uno mismo, premiar los propios logros etc...

8.- Practicar actividad física: la práctica de ejercicio es fundamental para perder peso. Caminar, subir escaleras… son algunas acciones que los monitores de actividad física contabilizan, lo que nos permite marcarnos nuevos retos que alimenten la motivación para practicar más deporte.

9.-Compartir tu experiencia: el apoyo del entorno favorece el proceso de adelgazamiento, por lo que es importante hacer partícipe a la familia en la adquisición de los nuevos hábitos de vida. Del mismo modo, compartir la experiencia con otras personas que también estén adelgazando puede resultar un factor motivacional de gran ayuda.