Cómo preparar tu rostro para el sol: hidratar

Si quieres disfrutar de los primeros rayos con la tranquilidad de que obtendrás un tono saludable, preparar la piel es lo primero. Limpiar, exfoliar e hidratar son los tres pasos fundamentales.

Un rostro limpio y renovado está más que preparado para recibir los activos que necesita en cada momento. Con los primeros rayos de sol, lo importante es humectar, por un lado, para reforzar así la barrera cutánea, mantener a raya las arrugas y suavizar.

Después, aportar antioxidantes, pues de esta forma se combaten los radicales libres propios de la radiación: "El sol produce deshidratación, aparición de manchas, sequedad, alteración del pH y envejecimiento prematuro. Pero si enriquecemos la piel minimizaremos los daños", explica Carolina De Castro, propietaria del centro The Calm Beauty. ¿Los ingredientes más adecuados? Ácido hialurónico, una de las moléculas de mayor poder hidratante, porque atrae el agua y 'se pega' a ella; ceramidas, que son lípidos naturales responsables de la unión intracelular; glicerina, sorbitol y urea. A la hora de neutralizar los radicales libres del medioambiente, los salvadores son las vitaminas C y E. En cualquier caso, nada de esto serviría si no aplicáramos un protector solar después. Y no solo cuando vayamos a exponernos al sol. En los meses templados hay que usarlo a diario, aunque no se acuda a la playa, y así el cutis estará fuerte y preparado.

Publicidad

El mejor complemento a esta fotoprotección externa será la de tipo interno, mediante nutricosmética rica en betacarotenos: "Activan la melanina, la protección natural contra la radiación nociva", especifica Carolina. Pero, ojo, porque protegen la piel hasta cierto punto: jamás podrán sustituir a la crema de sol (ni nos permitirán bajar el SPF necesario), sino complementarla. 

También conviene prestar atención en la mesa, pues los alimentos son muy buenos aliados para hidratar y combatir la oxidación: incluimos en nuestra despensa la papaya, el tomate, el pepino, la sandía, la manzana, el kiwi y los vegetales de hoja verde.

Lo más popular

Y todo esto, sin estrés, disfrutando de la belleza y de sus rituales lentamente. Mentalidad slow al llegar a casa después de un día duro: "Esta debería ser una filosofía de vida", finaliza Carolina.

¿Cómo aplicar el producto? Los activos hidratantes y antioxidantes pueden aplicarse en suero, crema o mascarilla dependiendo de las necesidades. Dejaremos que se absorba y extenderemos la protección solar.