Ni un pelo más

Láser a la carta, luz pulsada intensa, depilación electrica... Los sistemas de depilación profesionales han avanzado tan rápido que nos perdemos entre tanto nombre. Descubre los últimos y más eficaces métodos y en qué consiste cada uno.

Lo más popular

La eliminación del vello se ha convertido en una prioridad para el 95 % de las españolas. De hecho, cada vez más mujeres elegimos sistemas permanentes, sobre todo en zonas como ingles, axilas, piernas y cara, por este orden, según un estudio del Instituto Médico Láser. Hemos elaborado un manual básico para que descubras qué sistema es el más adecuado para ti.

Empezamos con los sistemas profesionales para aplicar en instituto. La doctora Josefina Naveiras, de los centros Hedonai, explica las opciones:

Publicidad

Depilación láser. Según el colectivo de dermatólogos españoles, es un método permanente: hasta el 85 % del vello desaparece. Naveiras explica que "consiste en aplicar un haz de luz que es 'atraído' por la melanina del pelo, de modo que la energía lumínica lo destruye". Hay distintos tipos de láser, con nombres que quizá hayas escuchado alguna vez y aquí te detallamos. El alejandrita absorbe mejor la melanina y puede tratar diferentes tipos de vello, aunque puede llegar a quemar, así que se utiliza en fototipos bajos y pieles no bronceadas. El diodo absorbe un poco menos la melanina, pero es ideal para vello grueso y pigmentado y piel oscura. El soprano es un diodo de baja potencia que se desplaza calentando progresivamente, y por eso se puede aplicar en pieles bronceadas. La novedad es el soprano ice, con un doble cabezal diodo-alejandrita y sistema de enfriamiento.

Lo más popular

La ventaja es que el láser es muy preciso y ofrece resultados permanentes. Su inconveniente, que puede resultar molesto y, en algunos casos, costoso. Se requieren "entre seis y ocho sesiones, dependiendo del color de la piel, la densidad del pelo, la fase de crecimiento, la zona, el sexo y la edad", explican desde Hedonai.

Desde el Instituto Médico Láser recomiendan que para que la depilación láser sea eficaz no tengamos un bronceado reciente. Tampoco aconsejan arrancar el pelo antes de la sesión. Sí conviene aplicar crema anestésica una hora antes y otra calmante después, y esperar cuatro días para exponerse al sol (90 €/sesión en piernas completas; 25 €/sesión en zonas pequeñas). En los centros Hedonai de toda España e Instituto Médico Láser, Madrid.

Luz pulsada intensa (IPL). Funciona de manera similar al láser, y la diferencia está en la forma de aplicar la luz, puesto que los fotones viajan a múltiples longitudes de onda y en todas direcciones. Su ventaja es que es más versátil que el láser y trata más tipos de piel y pelo. ¿Su inconveniente? Que es menos precisa y puede irritar la piel: "Se requieren un mínimo de seis sesiones, dependiendo del fototipo, área, vello y estado hormonal", cuentan desde No+Vello (30 €/sesión). En centros No+Vello de toda España.

Depilación eléctrica. Es la tercera alternativa profesional de depilación permanente que se sigue utilizando especialmente para eliminar el resistente vello hormonal, que es muy difícil de erradicar de otra forma. Consiste en una aguja fina que se introduce en el folículo piloso hasta la raíz para aplicar una descarga eléctrica que destruye el pelo. Tiene como ventaja que se puede utilizar en todo el cuerpo. Por contra, es un proceso lento, porque hay que trabajar pelo a pelo, así que se recomienda para pequeñas áreas y vello aislado. Se necesitan bastantes sesiones, una cada dos semanas, durante años (25 €/sesión). En centros Sol y Sara de Madrid.

Cera. Este tipo de depilación también ha evolucionado en los últimos años, como nos cuenta Ildi Guba, de The Chi Spa: "Ahora es más higiénica, totalmente desechable y menos dolorosa, porque es menos caliente y de baja fusión. Queda más 'melosa' y envuelve mejor el pelo, que arranca de una sola pasada. Las ceras de última generación están hechas con te verde o lavanda, y, lejos de resecar, hidratan". La ventaja es que el vello se arranca de raíz y cada vez crece más débil. ¿El inconveniente? Que no desaparece definitivamente. Se recomienda una sesión cada cuatro o seis semanas (25 €/sesión piernas enteras). En The Chi Spa.