Manual de estilo curvy por Tania Llasera

Sabemos que la belleza no tiene color, ni edad, pero a veces se nos olvida que tampoco talla. De la mano de Tania Llasera nos adentramos en las claves de estilo de todas aquellas que profesamos amor por las curvas.

Lo más popular

Sin quererlo se ha convertido en la abanderada de la nueva revolución pro curvas en nuestro país. La presentadora Tania Llasera estrena maternidad y con ella una nueva imagen. Un cuerpo al que incluso ella se está habituando, pero con el que no puede ser más feliz, porque gracias a él ahora tiene a su hijo, Pepe, junto a ella.

Te has convertido en todo un icono curvy y estás ayudando a muchas mujeres. ¿Cómo te sientes?

Publicidad

Me parece toda una responsabilidad. Lo único que hago es tratar el tema con naturalidad. Quizá sea porque mi madre es inglesa y siempre he visto las curvas como algo normal. Allí las mujeres son más grandes y se las considera bellas igualmente. Sin embargo, aquí en España vamos un poco más atrasados. Me alegro de que por fin llegue la presión pro curvy. Lo único es que, sin comerlo ni beberlo, ¡me veo de repente como abanderada de las curvas! Y es algo que me encanta, me siento superorgullosa y feliz con mi cuerpo porque ha hecho magia, ha dado la vida a un ser maravilloso, a mi hijo. ¿Cómo voy a enfadarme? 

Lo más popular

¿Cuándo fuiste consciente de que te estabas convirtiendo en una influencer?

A raíz de la primera polémica por mis kilos, cuando dejé de fumar. Me mandaron muchos emails dándome las gracias. Por un lado, gente que me hablaba sobre mi actitud de "soy gorda, ¿y que pasa?". Por otro, muchos familiares de personas con complejos… y ahí me di cuenta de que en la sociedad había un hambre terrible por valorar a las mujeres reales.  

¿Por qué crees que las mujeres tenemos tanta presión con el físico? 

Creo que nos exigimos demasiado a nosotras mismas, y entre nosotras. Criticar en España es deporte nacional. No hay más que ver Instagram y sus comentarios tan despectivos.

Todo muy negativo...

Sí. Cuando uno está feliz consigo mismo no habla así. A veces las mujeres somos muy crueles. Tendríamos que ser más benévolas entre nosotras. Yo dejé de fumar y engordé, me quedé embarazada y engordé más. ¡Es que es lógico! Me da igual lo que digan los que no lo entienden. Nosotras somos nuestro peor enemigo y creo que vivimos en una sociedad bastante machista: ¿los hombres tienen la curva de la felicidad y nosotras estamos gordas? Eso no es justo.

¿Y cómo crees que afecta esta presión a los más jóvenes?

Me alegro de tener ya una edad ahora que han aparecido todas las redes sociales. Los años te dan seguridad para saber encajar las críticas y dar la importancia justa a los comentarios. Cuando más joven y más estupenda estás, es cuando más complejos tienes. Es el mundo al revés. Ser adolescente hoy día tiene que ser muy duro, todas esas tonterías que corren por internet y dicen que deberían tener la cintura del tamaño del ancho de un folio y las rodillas como un iPhone. Hay que ser coherentes: las mujeres venimos en todas las tallas y eso es lo bonito. Hay que potenciar  lo que uno tiene, todas tenemos algo, la cuestión está en saber encontrarlo y sacarle  partido.

¿Qué crees que es lo más importante a la hora de vestir?

Estar cómoda y verte guapa, pero es muy difícil vestir cuando no encuentras ropa de tu talla. Yo voy a tiendas de la gente 'delgada', por llamarlo de alguna manera, a inspirarme. Creo que las curvies somos más creativas. Puedes darte una vuelta por el departamento de hombres o ir a tiendas como Violeta o Couchel de El Corte Inglés. Mi consejo: llevar siempre una prenda más floja y otra más prieta por arriba o por abajo, como cuando tienes que elegir maquillaje. Es cuestión de equilibrio.

¿Te has visto limitada en algunas firmas?

Sí. Inditex no me cabe, Mango tampoco... Necesito tallas más grandes, estoy en la 44/46 y no me queda otra. Sigo teniendo mi mismo estilo en accesorios y maquillaje. Continúo siendo igual de coqueta, pero en la talla XXL.

¿Pero dices que sí quieres bajar de peso?

Sí, me veo estupenda, pero más que perder quiero tonificar. Tengo la tripa muy blanda, algo que no había tenido en mi vida. Es lógico: en dos días no voy a estar estupenda pero quiero trabajarlo y estar un poco mejor porque en dos meses grabo y eso es una realidad: la cámara engorda y también quiero verme bien.

Volviendo a tu estilo, ¿has podido mantenerlo?

He tenido que ajustarlo. Siempre he sido de tapar más que de enseñar, aunque en la tele parezca lo contrario. Cuando estaba estupenda enseñé mucho mi cuerpo. Creo que, a cierta edad, y si te es posible, tienes que aprovecharlo. Por eso ahora también estoy más tranquila en mi nueva piel y me gusta más taparme. Sugerir antes que enseñar, quizá. 

¿Tus marcas favoritas?

Violeta, Cos, Couchel y también uso mucho H&M, tanto de mujer como de hombre. Desde siempre me ha gustado la ropa masculina porque tengo muchos hombros. Además, he crecido con dos hermanos y les he robado la ropa media vida. 

¿Algún consejo para las curvies este verano?

Que confíen en sí mismas, en sus curvas y en su cuerpo.