¿Te apuntas al tono 'ginger' de Juana Acosta?

Ella ha sido la primera en lucir el color de moda en el pelo: el pelirrojo. Descubre cómo conseguirlo y la manera de mantenerlo.

Lo más popular

El pelirrojo es el rey del invierno en cualquiera de sus muchos matices, que van desde el naranja más intenso al castaño con reflejos cobrizos. En España lo ha puesto de moda Juana Acosta, pero son muchas las influencers o actrices internacionales como Emma Stone, Julianne Moore o Jessica Chastain que ya llevan tiempo paseándolo por todo el mundo. Este color, conocido como ginger, no es fácil de conseguir y requiere mayor mantenimiento que morenos, rubios o negros, pero es muy favorecedor porque dulcifica el rostro y suaviza los rasgos marcados.

Publicidad

El experto colorista Francisco Gallardo, estilista del salón Hairkrone de Madrid, asegura que sienta bien a todas las mujeres, pero en función del color de piel y ojos habrá que matizarlo hacia el dorado o tirar hacia el caoba: "Es un color que aporta matices dulces y cálidos muy sofisticados. Favorece más las pieles claras y pálidas y cuando se parte de cabellos claros, en torno a un rubio medio-claro, ya que de esa manera potencia y hace que destaquen los ojos. Si además de tez clara también se tienen los ojos claros, se admite casi toda la gama y sienta especialmente bien a los rostros pecosos. En el caso de que tu piel y ojos sean cálidos, es decir, cabello castaño y ojos marrones, hay que intentar introducir matices bronce, ámbar y caoba a ese pelirrojo para que resulte más armónico".

Lo más popular

Respecto al mantenimiento, el experto asegura que cualquier tono de pelirrojo requiere mayor atención en el salón que un castaño, por ejemplo, pero que se puede lograr con gloss (baños de brillo) o de color, que no alteran el tono pero lo reavivan.

Los tonos claros son los más difíciles

Gallardo nos cuenta también qué tono elegir dependiendo del color de nuestra base natural: "Para los tinturistas, los matices más difíciles de conseguir dentro del ginger son los más naranjas o los más claros. Y estos después también resultan más complicados de mantener intactos. Pero lograr la tonalidad deseada va a depender fundamentalmente del color base que se tenga, independientemente de si se lleva teñido o no. Si partimos de una base rubia, costará más obtener el rojo, porque el amarillo ya está presente. Sin embargo, si se parte de un cabello castaño es más difícil lograr el amarillo, ya que el rojo ya está. Pero las bases más agradecidas para lograr un pelirrojo intenso y la máxima luminosidad son las que están comprendidas entre un rubio medio y un rubio extraclaro".

Un plus de hidratación

La estilista Diana Daureo, por su parte, nos habla de las peculiaridades del cabello pelirrojo natural, que por naturaleza suele ser más seco, denso y rebelde que el resto de los tonos: "Para lavar y mantener el cabello ginger se recomienda utilizar un champú y acondicionador hidratante y una o dos veces por semana sustituir este último por mascarilla, ya que suele ser un cabello más rebelde y grueso que los rubios y castaños naturales. Escoge también productos protectores del color". Diana añade que en este tipo de tonos tan especiales hay que prestar especial atención para no abusar de componentes químicos –oxidantes, siliconas– que puedan alterar la naturaleza del color o del tinte, proteger la cutícula (la parte externa del cabello) y aplicar mucho sérum para evitar el encrespamiento.

En lo que coinciden todos los expertos es que recomiendan ponerse en manos de un buen profesional cuando se vaya a hacer el primer cambio de color, aunque luego lo mantengas en casa. Y si no eres muy atrevida comienza solo dándote mechas de ese tono.

Del naranja al castaño

El pelirrojo o Ginger admite una variada gama de matices. Desde el naranja más intenso, que sienta mejor cuanto más claro sea el tono de piel, hasta el medio, que favorece especialmente a las mujeres de ojos claros, terminando por el castaño con reflejos caoba, perfecto para pieles oscuras.