Adiós celulitis: 6 claves para eliminar la grasa tóxica

​Por fin la celulitis tiene los días contados. Un nuevo concepto ligado a su aparición nos ofrece las claves para eliminarla: la grasa, que actúa como Jekyll y Hyde, nos protege, pero también puede volverse tóxica y hacerse visible si no cuidamos el estilo de vida. ¡A por ella!

Lo más popular

Estás harta de convivir con esos desagradables hoyuelos que invaden la piel de tus piernas, y que no desaparecen con nada, a pesar del empeño? La solución se centra por fin en un nuevo frente: combatir el síndrome de la grasa tóxica. Porque tener la grasa justa (y necesaria) no produce celulitis. Lo que la provoca es la acumulación de toxinas. Paloma Borregón, dermatóloga de Clínica Universidad de Navarra, nos explica todo lo que debemos saber sobre este nuevo concepto, básico para entender el mecanismo de la celulitis y la piel de naranja. Existe un tipo de grasa que no es mala, es necesaria y no tiene nada que ver con el aspecto de nuestra piel: "Es imprescindible tener un 20% de grasa para asegurar la supervivencia; los órganos y los músculos utilizan para funcionar energía obtenida de la grasa almacenada, además de a través de los alimentos que ingerimos. Gracias a ella se regula nuestra temperatura corporal y transportamos vitaminas y nutrientes a la piel".

Publicidad

1.- ¿Por qué tengo celulitis si hago ejercicio?

Cuantas más toxinas tengamos en la grasa, más ácido araquidónico hay en circulación y más papeletas tenemos para colapsar y desarrollar celulitis, independientemente del ejercicio que hagamos. La hay blanda, dura y edematosa: "La blanda es la más frecuente, se da en mujeres sedentarias y está asociada a la flacidez. La dura aparece en mujeres activas y provoca estrías. La edematosa se caracteriza por la hinchazón de las piernas e insuficiencia circulatoria", explica la doctora.

Lo más popular

2.- Hábitos diarios que ayudan.

"Un buen diagnóstico es básico, y un tratamiento que combine dieta, ejercicio, ayuda profesional y el uso de cremas anticelulíticas dos veces al día, mañana y noche, con masaje. Hay que evitar usar ropa ceñida, zapatos de tacón superior a 4 cm, la exposición prolongada al sol, los baños calientes o saunas, y pasar mucho tiempo de pie, sentada o con las piernas cruzadas".

3.- ¿Qué pasa con la piel de naranja?

"En muchas ocasiones los adipocitos [células grasas] engordan por transportar demasiadas toxinas, y se convierten en nódulos. Las fibras que los rodean se inflaman y se vuelven rígidas, y forman hoyuelos y depresiones, que es lo que se conoce popularmente como 'piel de naranja'", describe la dermatóloga. Según el grado, se puede apreciar a simple vista o presionando la piel. Para corregirla, "son muy efectivos los masajes circulares y ascendentes durante la aplicación de cosméticos anticelulíticos específicos, y las duchas frías de tobillos a muslos varias veces seguidas".

4.- Menos toxinas, menos celulitis.

"El camino correcto para empezar a eliminar el problema pasa por reducir nuestros niveles de estrés, capaces de multiplicar los radicales libres y con ellos las toxinas endógenas. Las exógenas, que proceden del exterior, se producen a partir de los pesticidas, metales pesados y herbicidas de los alimentos, así como el CO2, las dioxinas del medioambiente y la nicotina del humo del tabaco", según la doctora. Por eso, cuanto menos estrés y menos contaminantes externos, menos toxinas en los depósitos grasos del organismo, y menos celulitis visible.

5.- ¿Y por qué me hincho?

Cuando las mujeres almacenamos demasiada grasa, suele ocurrir que el organismo no da abasto para eliminar las toxinas: "El sistema linfático hace las funciones de depuradora, pero corre el riesgo de colapsarse por exceso de líquido o grasa. Entonces se produce un estancamiento y acumulación de sangre, grasa... y la aparición de celulitis", describe la experta. Además, "es muy probable que como consecuencia de este proceso se produzca un aumento de volumen localizado, hinchazón, distensión de la piel, descenso de los niveles de colágeno y elastina [responsables de la elasticidad] y, por tanto, flacidez". Puedes ayudar con masajes drenantes semanales.

6.- ¿Cómo afecta a la salud general?

"Cuando la grasa 'normal' se transforma en nociva por acumular demasiadas toxinas, y este colapso se mantiene en el tiempo, corremos el riesgo de desarrollar muchas enfermedades relacionadas con el sistema endocrino, como pueden ser la diabetes tipo 2, además de hipotiroidismo, por supuesto obesidad, síndrome metabólico, hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia, enfermedades autoinmunes o incluso algunos tipos de cáncer por culpa de la inflamación que provoca".

Tus aliados para eliminar la grasa tóxica

De izquierda a derecha: Detoxificante de Tequila, 349 €. Turboslim piel de naranja de Forté Pharma, 30 €. Detoxificante Arkofluido de Arkopharma, 13,50 €. Reductor del tamaño odiposo de Slimming Booster de Oenobiol, 49,95 €. Reductor del almacenamiento d

Los complementos nutricionales con propiedades drenantes y antiinflamatorias ayudan a desintoxicar y eliminar líquidos a nivel renal: "La zeolita, por ejemplo, es un mineral detoxificante muy potente que hace de filtro y atrapa toda la porquería. Las algas Chlorella, Spirulina y Wakame ayudan a eliminar metales pesados, desintoxicar el hígado, los intestinos y la sangre. El extracto de alcachofa contribuye a perder peso, a la digestión de la grasa y a eliminar toxinas. El té verde es diurético y depura el aparato gastrointestinal y urinario. Y hay algunos aminoácidos y minerales que activan la enzima AMPK, que es la encargada de reducir la síntesis de ácidos grasos y el colesterol en el hígado", según la farmacéutica Inmaculada Canterla. cosmeceuticalcenter.com