Kate Moss y Mario Sorrenti: retrato de una obsesión

Hace 24 años Kate Moss y su novio de entonces, el fotógrafo Mario Sorrenti, recibieron el encargo de plasmar su intimidad para la campaña de un perfume. Ahora sabemos cómo fue.

Lo más popular

Ella apenas acababa de cumplir los 18 años. Él tenía dos más. Ambos fueron arte y parte de un experimento emocional ideado por el propio Calvin Klein, que terminó con cientos de fotografías íntimas tras un encierro de diez días.

Obsessed es la nueva fragancia que nace en recuerdo de Obsession. Calvin Klein (100 €).
Publicidad

El fotógrafo napolitano empezaba a pelear por hacerse un nombre dentro de la profesión y Kate comenzaba a hacer sus primeros pinitos como modelo. Ambos fueron elegidos para dar forma a la que después sería la campaña de publicidad de un perfume, Obsession, que se transformó en todo un icono. Las provocativas imágenes que salieron de allí eran el reflejo de una verdadera historia de amor, pero también de una morbosa obsesión que, de hecho, acabó con su relación al poco tiempo.

Lo más popular

Un encierro 'de trabajo'

"Me levantaba y allí estaba él, fotografiándome. Incluso lo hacía mientras yo dormía, a veces me angustiaba", ha contado la modelo durante la presentación de Obsessed, la nueva versión del perfume. Ella y Mario se reencontraron en la Spencer House de Londres, y demostraron que aquella 'obsesión' ha dado paso a una bonita amistad. Con motivo del relanzamiento, el fotógrafo ha desvelado algunas claves de aquel encierro 'de trabajo' en una pequeña cabaña en la playa, en las Islas Vírgenes, que consiguió que su vida profesional jamás volviera a ser la misma, y que Kate se convirtiera en un mito de la noche a la mañana. Aunque a veces cambiaban los papeles, como lo demuestran algunas polaroids de un jovencísimo Sorrenti posando para Kate.

Nada de equipo de producción, ni maquilladores, ni peluqueros, ni directores artísticos. La consigna era que Mario inmortalizase su deseo por Kate, la sensualidad del momento, sentir su piel... ellos dos solos. Y lo consiguieron. Imágenes inéditas de aquellos días salen ahora a la luz en un homenaje al pasado, a la provocación, al deseo y a la intensidad del momento.

Pero todo aquello les pasó factura. Mario Sorrenti se tomó muy en serio el trabajo: "Kate y yo estábamos enamorados. Me pasaba el día fotografiándola. A veces la volvía loca, y otras era ella quien disfrutaba formando parte de todo esto. Pasamos muy buenos momentos... éramos jóvenes y nunca volví a estar tan enamorado y obsesionado con fotografiar a alguien como lo estuve con ella".

Kate se sintió utilizada

Además de más de doscientas imágenes inéditas que se han descubierto recientemente en los archivos de Calvin Klein, también han aparecido vídeos, nunca vistos, que han dado pie a este regreso al pasado en blanco y negro.

La pareja se ha reencontrado en Londres, 24 años después de aquella irónica sesión.

El fotógrafo recuerda: "Para nosotros eran como unas vacaciones. Fue todo muy íntimo y personal. Hasta ese momento vivíamos nuestra vida sin ningún tipo de presión. Simplemente salíamos y nos lo pasábamos bien. De repente todo cambió, y la campaña de Obsession se convirtió en un emblema, y no tengo ni idea por qué. En ningún momento fui consciente de estar sacando fotografías tan icónicas: ni siquiera planeábamos lo que íbamos a hacer. Ahora, mirando atrás en el tiempo, creo que quizá fueron tan importantes porque eran honestas. Con el lanzamiento de la nueva Obsessed queremos recordar todo aquello, sacar a la luz el material inédito, que es mucho. Pero ya nada es igual: ahora trabajo con un gran equipo, de forma más organizada. Antes lo hacía de manera intuitiva, era muy ingenuo".

A Kate, la nueva fragancia le recuerda la sensualidad y la intensidad de aquel encierro de dos enamorados que dio tanto que hablar y que a ella le hizo sentirse de alguna manera utilizada.

More from Ar Revista: