Así son los nuevos desmaquillantes (según tu tipo de piel)

Los productos de higiene facial se reinventan con texturas nuevas que, además de limpiar, combaten la polución, la fatiga y el estrés en función de cómo sea tu cutis.

Lo más popular

Sabemos que la limpieza facial diaria es un gesto tan necesario como el de ducharnos. De hecho, hasta un 98,8 % de las mujeres utilizamos un producto de limpieza para el rostro. Ahora bien, confesémoslo, nos queda mucho camino por andar. Los datos hablan por sí solos: "La mayoría de las españolas consideran que su limpieza facial diaria podría mejorar", según el estudio Los hábitos de higiene facial y limpieza de rostro de las españolas, de Demak'Up. Y es que, aunque 8 de cada 10 mujeres lavan su rostro a diario, solo un 31 % lo hacen tanto por la mañana como por la noche. La mayoría, hasta un 75%, solo practican su rutina de higiene facial antes de irse a dormir. ¿Es tu caso? Toma nota: la limpieza también es fundamental por la mañana. "Por la noche eliminamos la suciedad exógena, es decir, el maquillaje, las partículas de contaminación y los restos de tratamiento, y por el día la endógena o, lo que es lo mismo, el sebo y el sudor que se sintetiza mientras dormimos", explica Alba Elizalde, responsable de formación de Pierre Fabre. Además, la limpieza del agua de la ducha por la mañana no es suficiente. "Necesitamos productos específicos con tensioactivos capaces de eliminar también la grasa", advierte Elizalde.

Publicidad

En este terreno nos queda mucho por aprender porque, a pesar de la cantidad de nuevas fórmulas y texturas que hay en el mercado, la mayoría solo utilizamos leche limpiadora y tónico. ¿Por qué? "Por simple y pura falta de información", asegura la experta. ¿Sabías, por ejemplo, que existen fórmulas supergustosas específicas en función de tu tipo de piel? ¿O formatos exprés perfectos para todas aquellas que invertimos entre uno y cinco minutos como máximo en nuestra rutina diaria? Bueno, al menos eso confiesan el 73 % de las encuestadas. Sea cual sea tu caso, sigue leyendo.

Lo más popular

APAGADA

Fórmulas con oxígeno revitalizante

El oxígeno y el carbón negro activado detoxifican e iluminan el rostro. El primero genera microburbujas que transportan a las capas más profundas de la piel. Y el carbón activado absorbe los iones nocivos y las toxinas que la asfixian. ¿Cómo usarlos? Aplica una fina capa sobre la piel con los dedos o con una esponja húmeda, deja actuar cinco minutos, masajea con las manos humedecidas y retira con agua templada. ¡Perfecta!

SENSIBLE

Aceite micelar, eficaz y nutritivo

"Las aguas micelares no eliminan los restos de maquillaje de larga duración y waterproof, pero los aceites sí, y sin necesidad de friccionar. Además, hidratan y nutren", asegura la dermatóloga Mayte Truchuelo (grupopedrojaen.com). Son idóneas para pieles sensibles, incluso atópicas. ¿Cómo usarlos? Sobre la piel, masajea con la yema de los dedos, después añade agua para emulsionar y aclara con agua tibia.

SECA

Bálsamos que también hidratan

"Las fórmulas híbridas bálsamo en aceite convierten la limpieza en hidratación gracias a mantecas como la de karité y son idóneas para las pieles secas y atópicas", explica la doctora Truchuelo. En contacto con el calor de la piel se transforman en un sedoso aceite. ¿Cómo usarlos? Masajea sobre la piel seca, aplica agua para crear una emulsión cremosa y aclara abundantemente para limpiar en profundidad.

Publicidad

ESTRESADA

Con plantas detox antipolución

Algunas limpiadoras contienen activos, como el extracto de uva blanca o el pistilo de azafrán de Marruecos, que "son ricos en polifenoles antioxidantes, capaces de eliminar cualquier micropartícula de polución", explica la doctora Truchuelo. ¿Cómo usarlos? Sobre la piel, realiza un suave masaje de abajo hacia arriba y desde el interior hacia el exterior, con movimientos circulares, sin olvidar ojos y labios. Termina aclarando con agua tibia.

Lo más popular

MIXTA

Espuma doble limpieza

Las espumas doble limpieza no resecan ni enrojecen las mejillas, ya que son cremas que, al contacto con la piel o con el agua, se transforman en espuma; o al revés, espumas que evolucionan a crema, con aceites esenciales calmantes y suavizantes. ¿Cómo usarlas? Reparte bien con la yema de los dedos, trábajalas un poco, añade agua para emulsionarlas y masajéalas de nuevo. Aclara con agua tibia.

GRASA

Geles acuosos sin jabón

Los tradicionales dejan la piel tirante y seca. Este problema se soluciona con fórmulas que al contacto con la piel se transforman en bálsamo o en agua micelar, y están enriquecidas con glicerina y aceites nutritivos. ¿Cómo usarlos? "En toda la cara, para un acción global, masajea suavemente con la yema de los dedos sobre la piel húmeda y enjuaga con agua fría para cerrar los poros", aconseja la formadora Elizalde.

El complemento perfecto

El tónico es el punto final ideal para cerrar cualquier ritual de limpieza, ya que algunas aguas y desmaquillantes pueden alterar el pH de la piel y dejar los poros abiertos y expuestos a los radicales libres. Además, prepara el cutis para cualquier tratamiento posterior. Por su parte, "las pieles intolerantes, muy sensibles y atópicas pueden utilizar agua termal en lugar de tónico", recomienda Carme Chorto, asesora científica de Eucerin.

El orden importa. "Hay que usarlo después de la limpieza y antes de la crema para eliminar cualquier rastro de limpiador, refrescar, cerrar los poros y restablecer el pH", aconseja la experta de Eucerin.

Manual de uso. "Se debe aplicar con un disco de algodón realizando suaves golpecitos sobre la piel para activar la circulación", recomienda Carme. Y una clave a tener en cuenta: "Hay que esperar a que se seque por completo" antes de utilizar la crema hidratante.

Mejor sin alcohol. Ya que puede alterar los lípidos naturales de la piel. "En el cutis graso puede producir sebo en exceso y en el seco intensificar la sequedad. Solo se recomienda que lleven alcohol en caso de acné", asegura la experta.

More from Ar Revista: