Guapa a los 40. Olivia de Borbón: "Las ojeras son mi punto débil, las tengo desde pequeña"

Serena, muy tímida y sin ejercer de aristócrata, la prima del rey nos confiesa sus truquitos beauty para cuidar la piel desde que ha sido madre, hace nueve meses. ¿Su apuesta? El equilibrio y la naturalidad.

Lo más popular

Sus prioridades han cambiado, y ha pasado de hacer mucho deporte a "correr detrás de una niña pequeña todo el día, un verdadero ejercicio aeróbico que me mantiene en forma". Olivia de Borbón ha cumplido los 43, y está muy orgullosa de su piel blanca y pecosa: "Es mucho menos frágil de lo que aparenta. Es bastante todoterreno, la verdad. No tengo alergias, excepto si tomo el sol, que ya sé que me hace daño. Hace tiempo tuve un melanoma in situ, y no quiero correr riesgos. Me parece inútil intentar coger un poco de color, que apenas me dura después, a cambio de maltratarla. Aconsejo a todas las mujeres que acudan a sus revisiones periódicas y que no se castiguen durante horas al sol, porque lo único que consiguen es aumentar el fotoenvejecimeinto de la piel y correr riesgos innecesarios. Otra cosa que me preocupa mucho son mis ojeras: las tengo desde pequeñita y siempre he tenido cierto complejo. Para mí las cremas del contorno de ojos son fundamentales, y las aplico con masajitos para activar la circulación".

"A lo único que me atrevo en la cara es a pincharme vitaminas. Lo demás me da reparo"

Publicidad

Desde que vive en Marbella ha notado también cómo su piel mejoraba gracias a la humedad: "Cuando vivía en Madrid la tenía mucho más seca, deshidratada, y cada frasco de crema hidratante me duraba poquísimo. Ahora mi piel solo me pide cremas ligeras, fresquitas, y mucha menos cantidad".

La ley de la gravedad

Lo más popular

Desde que superó la barrera de los cuarenta, Olivia confiesa que empezó a notar los efectos de la gravedad sobre su piel, "con cositas que ves que se van cayendo. No tengo mala genética, la verdad, pero no me gusta ver cómo mi codo cada vez tiene más pliegues o cómo el trasero está cada vez más abajo... Son esas pequeñas cosas que piensas que nunca te van a pasar, ¡pero que llega un momento en que sí te pasan!

El doctor Mario Arques, de la Clínica Arques de Marbella, sabe mucho de lo que nos preocupa a esta edad: "Fundamentalmente borrar esas arrugas que empiezan a afianzarse, sobre todo en la zona peribucal, las líneas de expresión que se notan más, la luz del rostro que tiende a desaparecer y la flacidez que provoca la pérdida del ácido hialurónico que mantiene los volúmenes en su sitio".

Dejar respirar la piel

A pesar de que a Olivia le gusta la naturalidad, eso no significa que no se cuide: "A mí me gusta estar guapa, aunque soy consciente de que todos tenemos que envejecer. La época que me ha tocado vivir a mí no es igual que la que le tocó vivir a mi abuela, por poner un ejemplo. Ahora tenemos mil y una posibilidades a nuestro alcance, pero no tenemos que volvernos locas. Yo por las mañanas siempre uso jabón neutro para limpiar el rostro, y me ayudo de estos cepillos maravillosos que han sacado para remover y abrir el poro. Como ya te he dicho, es imprescindible la crema de contorno de ojos, un tónico revitalizante y una hidratante con protección solar. Por la noche, de nuevo una buena limpieza con jabón neutro, aunque no me haya maquillado, para eliminar las impurezas y la polución, y una cremita concentrada. Me gusta aprovechar el descanso nocturno para dejar a la piel respirar".

Como durante la semana apenas tiene tiempo libre, espera al sábado para dedicarse mimos extra: "El aspecto cuenta, claro que sí, quien diga lo contrario miente, pero también es reflejo del interior. A mí me gusta tomar complementos alimenticios en forma de cápsulas. Por ejemplo, de ácido hialurónico y colágeno, no solo para la calidad de la piel, sino también para proteger las articulaciones. Y darme masajitos. Aunque no tengo un día fijo para ir al centro de estética, procuro ir una vez al mes a hacerme un buen peeling. Es el momento de desconectar: desde que me ponen la cinta en la cabeza para retirarme el pelo ya me evado. Debería estar prescrito por los médicos, una vez a la semana mejor. En cuanto a tratamientos más profundos, solo me he puesto inyecciones de vitaminas. En la cara nada más porque me da reparo que cambie la expresión". Mientras charlamos acaricia su eterna melena pelirroja y cuenta que la lava con productos naturales y la seca al sol. Jamás utiliza el secador.

Olivia es menuda, pero no siempre ha sido así: "He hecho todo tipo de dietas. Tengo mucha facilidad para engordar: en el embarazo engordé 23 kilos. Y me he cuidado mucho, aunque ahora ha llegado un momento en el que puedo comer de todo sin engordar. Intenté ser vegetariana, pero llegó un momento en que descubrí que lo que mejor encajaba con mi estilo de vida era la dieta mediterránea, buscando el equilibrio entre unos alimentos y otros".

Por su bolso la conocerás

Publicidad

Como vive entregada a su hija Flavia, de nueve meses, a Olivia nunca le falta en su bolso un chupete. Siempre lleva hidratante Decléor, "porque adoro sus aceites esenciales". Para retocar su melena, es adicta a Shu Uemura, y para disimular las ojeras a Touch Éclat de Yves Saint Laurent. ¿Bolso? Sin duda, Prada, "un clásico que hace obras de arte". El móvil lo usa como agenda, aunque ha tenido que ponerle la funda más resistente porque a Flavia le encanta lanzarlo.

El acento en la mirada

Lo más popular

Aunque le gusta el efecto 'cara lavada' y se maquilla poco a diario, cuando tiene un evento a Olivia le gusta poner el énfasis en la mirada: "Tengo los ojos pequeños pero con un color bonito, por eso los marco con un lápiz negro y con mucha máscara de pestañas".

Dr. Mario Arques. Médico estético Clínica Arques: "A los 40 toca evitar la flacidez"

¿Qué van buscando tus clientas que ya han pasado los cuarenta años cuando acuden a pedirte ayuda?

La mayoría necesitan reponer los volúmenes que empiezan a perderse en la zona de los pómulos, y a corregir las arrugas del contorno de los labios. A esta edad toca evitar la flacidez, así como devolver la luminosidad a la tez.

¿Qué es lo mejor para recuperar la luz en un rostro apagado?

Las microinyecciones de vitaminas, tan requeridas por las celebrities. Es un tratamiento mínimamente invasivo para el rostro que combina ácido hialurónico, vitaminas y otros complejos esenciales que luchan contra los radicales libres del sol y contra la falta de luz.

¿Y qué se puede hacer contra la pérdida de volúmenes y el descolgamiento?

Yo recomiendo el tratamiento de plasma rico en plaquetas cien por cien natural para recuperar el colágeno perdido (299 €/sesión) a través de bioestimulación, que se traduce en un potente renovador celular. Con él mejoran sustancialmente la calidad y la firmeza de la piel.

More from Ar Revista: