Ángela Molina: "Todos somos únicos y por eso nos necesitamos, es la grandeza de la vida"

La actriz Ángela Molina es una de las protagonistas de la campaña Única, la fragancia de Adolfo Domínguez, y nos cuenta cómo va a finalizar un año que califica como "monumental".

Lo más popular

Ama su oficio y lo vive con la misma intensidad que cuando empezó, hace 45 años, "porque siento que vivo la vida cada vez con más pasión, lo disfruto todo el doble y a mis 61 años aprecio mucho todo lo que me sucede". Hablamos con la actriz Ángela Molina.

¿Qué ha pasado de especial este año para decir que ha sido 'monumental'?

Yo no soy de hacer balances, pero si la vida es un camino de aprendizaje, que lo es, el año que estamos a punto de despedir ha sido una lección magistral en todos los aspectos. Yo solo pido alegría, sentido común y que entre todos demos más valor a lo que somos juntos.

Publicidad

Eres un ejemplo de cómo asumir el paso del tiempo.

El paso del tiempo es algo maravilloso, conmovedor, hay que tener conciencia de ello y disfrutarlo. La infancia es el lugar más bello siempre. Es sagrado, porque primero es la tuya, luego la que recuerdas y después es la que viven tus hijos y los hijos de tus hijos. Esa vida que ha sido creada es el gran milagro que hay que venerar.

"El amor incondicional de la familia es lo más bello de la vida, lo más poderoso. Hay que tener conciencia del paso del tiempo, que es conmovedor, y disfrutarlo"

Lo más popular

Hablas con verdadera pasión de la vida, como si para ti fuese perfecta…

La perfección está latente en cada instante; es perfecta porque está compuesta de miles de cosas imperfectas, y esa es su grandeza. La perfección se da cuando todo coexiste. Y diría más: todos somos únicos, y por eso nos necesitamos, ¡eso sí que es perfección!

¿Cómo es la familia Molina?

Es lo más bello de esta vida, el amor incondicional, el respeto, los valores… Yo soy feliz si veo felicidad a mi alrededor, y de eso en mi familia hay mucho.

¿Cómo vivis las fiestas?

A mí me encanta la Navidad. Conozco gente que prefiere pasarla en un lugar remoto, con buen tiempo, pero a mí no me gusta alejarme: me gusta estar con los míos. Es una época en la que lo cotidiano toma otro valor, hay más cohesión. Este final de año espero que sea como siempre: cocinaré lo que mis hijos me pidan, que suelen cambiar de gustos, y nos juntaremos todos los que podamos.

¿Entonces lo celebráis en casa?

La mía no es una familia de ideas preconcebidas: haremos lo que nos parezca más divertido a la mayoría. Lo mismo nos quedamos en Madrid, que nos vamos al sur, que al norte… lo iremos viendo sobre la marcha. Pero yo cocinaré para los míos, eso es seguro.

¿En tu familia existe esa anécdota que siempre reaparece en las reuniones familiares y que emociona?

Tengo mil anécdotas… pero recuerdo con especial cariño cuando mi hijo pequeño tenía unos cinco años y llegó a casa con la carita triste y me dijo: "Mamá, necesito que me digas la verdad, ¿los Reyes Magos son los padres?". Yo le contesté que no podía mentirle y que sí, que era verdad. Entonces él, con lágrimas en los ojos, se me acercó y me dijo: "No quiero que te preocupes, mamá, pero siento que de repente he perdido mi inocencia". Fue conmovedor, increíble.

More from Ar Revista: