Mitos sobre el fitness que tienes que conocer

Llevamos toda la vida dando por buenas afirmaciones que tienen trampa. Nuestra experta, la entrenadora personal Marta Rosado, nos explica por qué muchas carecen de fundamento.

Lo más popular

Las pesas nos hacen ensanchar

"Tenemos la suerte de que cada vez hay más estudios contrastados que confirman que el entrenamiento contra resistencia (pesas, gomas, isométricas, Trx, peso corporal) es mucho más efectivo para adelgazar que el ejercicio aeróbico. Unos músculos tonificados aumentan el metabolismo basal, es decir, la energía que gastamos cuando estamos en reposo, lo que nos hace adelgazar. Y aún hay más: la musculatura en estos casos seguirá trabajando 24 horas, y por eso la base del equilibrio saludable es precisamente la fuerza, aunque conviene ejercitarse con los dos tipos de ejercicio. ¿Lo ideal? Ponerse en manos de un profesional que nos encamine, porque cada cuerpo es diferente y hay que valorar un gran número de parámetros en cada caso. Ejercitar el músculo es invertir en salud".

Publicidad

El deporte 
crea adicción

"Nuestro cerebro compensa la práctica de ejercicio y el esfuerzo que conlleva liberando endorfinas, y a consecuencia de ello tenemos sensación de bienestar. Cualquier actividad que relacionemos con el placer puede provocar adicción, lo que nos beneficia para poder crear un hábito. Aunque es verdad que lo más complicado es engancharse con la rutina deportiva las dos primeras semanas, si tienes paciencia y fuerza de voluntad para superar esa barrera no podrás vivir sin practicar ejercicio porque te lo pedirá el cuerpo. Estarás cansada pero satisfecha".

Lo más popular

El azúcar elimina las agujetas

"El dolor muscular de aparición tardía que conocemos como 'agujetas' surge cuando practicamos ejercicio después de haber estado sin hacerlo un tiempo. Aparece a las 24 horas y puede durar varios días. Estudios científicos recientes ponen de manifiesto que estas molestias no son producto de la descomposición de la glucosa cuando falta oxígeno al hacer ejercicio, sino que la causa está en las microrrupturas que se producen en las uniones de músculos y tendones al hacer movimientos bruscos a los que no estamos habituados. Por eso no es útil tomar agua con azúcar. Si el dolor ya se ha producido, es mejor repetir el mismo ejercicio a menor intensidad, antes que realizar otro distinto. Y recuerda: las agujetas no tienen riesgo para tu salud".

No beber agua 
durante el ejercicio evita el flato

Es una práctica muy extendida entre algunos deportistas para evitar que aparezca esa molestia que se presenta en forma de punzadas, dolores bruscos o espasmos que notamos en el costado derecho, sobre todo al empezar a entrenar. Su causa no está del todo demostrada, aunque la más extendida es que se trata de un flujo de sangre y oxígeno inadecuados que llegan a los músculos respiratorios, en especial al diafragma y los intercostales. El ejercicio que hace trabajar grandes grupos musculares produce una gran desviación de flujo sanguíneo. Como el reajuste de este flujo no es inmediato, algunos músculos se ven obligados a satisfacer sus elevadas necesidades energéticas, lo que desencadena un síntoma doloroso que produce dificultad respiratoria y nos obliga a parar. No es una buena idea dejar de beber durante el ejercicio, porque no está demostrado que evite el flato. Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que el agua es imprescindible para el correcto equilibrio y funcionamiento de nuestro cuerpo, mucho más durante la actividad física. Hay que beber agua con frecuencia y a pequeños sorbos. Nunca te des un atracón, porque perjudicará tu rendimiento".

Cuanto más sudo, 
más adelgazo

"El peso perdido por el sudor es básicamente agua, y se recupera tan pronto como nos hidratemos de nuevo. Lo que nos interesa perder cuando queremos adelgazar es tejido adiposo, por lo que pretender perder peso a base de sudar no es lo más efectivo. Lo mejor es complementarlo con trabajo de fuerza, ya que resulta más duradero. La consecuencia de sudar es que has sometido a tu organismo a un sobreesfuerzo y has limitado su capacidad física sin obtener nada a cambio. Forzar la sudoración afecta a tu correcto estado de hidratación y hace peligrar la salud, pero no pierdes grasa".

Ejercicio, no 
en la madurez

"Cualquier actividad física regular que comiences en cualquier etapa de tu vida será beneficiosa. Es mejor comenzar la costumbre de hacer ejercicio cuanto antes y no interrumpir nunca ese hábito, pero nunca es tarde para moverse, porque aunque no veas los resultados tan rápidamente cuando tienes más años, el deporte siempre es sinónimo de salud. Lógicamente, la intensidad pasados los cuarenta debe ser mucho menor que a los veinte, pero la clave no es esa: la clave es la constancia, un poquito cada día".

La tripa solo baja con abdominales

"Para disminuir el volumen de la tripa, lo primero es llevar una dieta equilibrada recomendada por un nutricionista en función de nuestra edad y complexión, entre otras variables personalizables. Conviene hacer tareas aeróbicas y continuas de intensidad moderada. Una vez que hayamos perdido el exceso de grasa, sí podremos empezar a trabajar los músculos abdominales. Cuando hay grasa en el tejido subcutáneo (que da prominencia a la zona) hacer abdominales sin trabajo aeróbico previo que las reduzca solo produce más volumen. Puedes ayudar tomando menos azúcar y durmiendo bien".

El café mejora 
el rendimiento

"Aunque la ingesta de cafeína tiene la capacidad de estimular el organismo, no es menos cierto que disminuye los reflejos. Tomar cafeína en exceso puede provocar dolores de cabeza, náuseas, taquicardias y dificultad para conciliar el sueño. De hecho, a dosis farmacológicas elevadas está considerada como sustancia dopante".

Más deporte, 
menos peso

"Si hacemos una hora de ejercicio en una máquina estática, como puede ser la elíptica, el remo o la bicicleta, podemos llegar a quemar hasta 500 calorías. El problema es que la sensación de hambre posterior puede hacernos comer de forma compulsiva los alimentos menos apropiados. Tras un entrenamiento intenso conviene tener cuidado y controlar la recompensa".

More from Ar Revista: