10 claves para un verano ‘slow’

Si sientes curiosidad por este estilo de vida calmado, puedes empezar por introducir pequeños cambios en tus rutinas. Estos son los diez consejos de Elvira Ródenas, de Slow Life House, para vivir sin agobios.

Lo más popular

1. Practica la meditación para mejorar la piel: sus beneficios son enormes, tanto físicos como psíquicos. La piel se oxigena y mejora su calidad. Además, según un estudio realizado por el hospital Quirón de Zaragoza, quien medita goza de más bienestar: al haber una relación entre las neuronas y las emociones, aumentan la plasticidad cerebral, la coordinación entre dichas neuronas y supone una gran ayuda en enfermedades que producen alteración en la atención, depresión, ansiedad...

Publicidad

2. Disfruta de la comida y oxigena el cuerpo: huye de los platos precocinados, desconfía de los alimentos que no caducan nunca y evita los cereales transgénicos (observa la procedencia de la soja, maíz y hasta del trigo), y anímate a probar otros nuevos y naturales como la quinoa o el trigo khorasan. La piel se oxigena, elimina toxinas y se muestra más luminosa.

3. Practica no hacer absolutamente nada de vez en cuando. Mira las nubes, escucha la risa de tus hijos... ¡Eso es mucho! Y una buena forma de resetear la mente y el organismo. Hay que aprender a no pensar para pensar mejor. Según los expertos, para recargar las pilas bastan 5 o 10 minutos de inactividad. Seguro que no hay nada que no pueda esperar y retomarse tras ese breve ‘kit-kat’.

Lo más popular

4. Cuídate en silencio. Es importante poner freno a la sobresaturación de estímulos: radio, televisión, móvil... El silencio es un auténtico spa para la mente y para tu belleza. Sumérgete en él en tus rituales cosméticos caseros y verás como les sacas más partido.

5. Ríe mucho, estarás más guapa. Tómate en serio las cosas importantes. Cuando somos pequeños nos reímos unas trescientas veces al día, una buena costumbre que tendemos a perder con la edad. Una pena, ya que la risa fortalece los músculos faciales, por lo que tonifica y reafirma la piel, además de aumentar la microcirculación sanguínea, responsable del buen color.

6. No veas la tele mientras comes, te saciarás antes. Dedícate solo a comer: te llenas antes, te alimentas mejor y engordas menos. El investigador británico Eric Robinson analizó más de veninte estudios sobre nutrición y concluyó que comer delante de la tele puede engordar hasta un 35% más.

7. Antes de dormir piensa en las cosas buenas del día: el sueño será más reparador. Es un buen truco para sentirse mejor. Aprovecha a la vez para estirar todos tus músculos y hacer respiraciones abdominales y profundas.Verás cómo te relajas, duermes mejor y te levantas con buena cara.

8. Apuesta por lo natural siempre que puedas. Intenta vivir una vida más ‘eco’. Los alimentos y, en general, los productos ecológicos están libres de pesticidas, aditivos sintéticos y respetan el mundo animal. ¿No te parecen suficientes razones para practicar la ‘filosofía verde’?

9. Haz solo una cosa al tiempo y envejecerás más despacio. Olvida el multitasking: produce ansiedad e insomnio. Investigadores de la Universidad de California descubrieron que acarrea a su vez tensión muscular, dolor de cabeza y acelera el envejecimiento.

10. Lo último: practica el slow mail. Ni ordenador, ni tablet, ni teléfono. La desconexión es un regalo, además de reducir los campos electromagnéticos en casa. La compañía IBM ha creado el slow e-mail: se trata de fijar un tiempo determinado para chequearlo. Pasado el momento, y si no hay nada realmente urgente, los correos podrán esperar.