Cuando sudar es un problema...

¿Sabías que el sudor constituye uno de los problemas sociales más importantes, por encima del acné o la obesidad? Es cierto que no afecta a la salud, pero sí a la autoestima y a nuestra relación con los demás. Te mostramos las técnicas más novedosas para acabar con la hiperhidrosis.

Lo más popular

TRANSPIRAR ¿ES BUENO O MALO? Bueno. Todos, sin excepción, sudamos y... ¡menos mal! Es la forma que tiene el organismo de regular la temperatura y facilitar la adaptación al medio. Lo malo es cuando se transpira de más, porque “emocionalmente afecta a todos los niveles”, dice un informe elaborado por Perspirex. Este líquido lo producen las glándulas sudoríparas ecrinas, que se distribuyen por todo el cuerpo, y su funcionamiento se regula por fibras nerviosas. El problema no es sudar, sino hacerlo en exceso (hiperhidrosis), algo que le pasa al 3 % de la población.
¿POR QUÉ LO HACEMOS EN EXCESO? Entre 0,75 y 12 litros: esa es la cantidad que podemos llegar a transpirar. La cifra no es excesiva si tenemos en cuenta que hay tres millones de glándulas sudoríparas en nuestro cuerpo metidas en faena. Cuando la transpiración ocurre de forma crónica y condiciona la vida y las relaciones sociales, se considera hiperhidrosis. Lo habitual es que sea localizada en axilas, palmas de las manos, plantas de los pies y rostro, y solo en determinados casos es generalizada. Entonces, ¿por qué algunas personas sudan en exceso? El doctor José Luis López Estebaranz, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos y director de Dermomedic, explica que “influyen la genética, ya que dos tercios de los pacientes tienen un familiar con hiperhidrosis, y los estímulos nerviosos en las glándulas. Pero no se sabe a ciencia cierta la razón exacta”. La dermatóloga Virginia Sánchez, de HM Hospitales, apunta la importancia de “descartar factores infecciosos, hormonales o neurológicos”.
¿DE QUÉ MANERA AFECTA EN EL DÍA A DÍA? Mucho. Sudar de más puede provocar rechazo social en el 70 % de los españoles, según el Informe del sudor de Unilever, responsable de Rexona. En realidad es un proceso frecuente y no es grave, pero interfiere en la calidad de vida. Tanto que condiciona la elección de empleo, la forma de vestir o la relación de pareja. Lo que preocupa a ambos sexos es el mal olor (80,9 %), más que las manchas de humedad (29,9 %).
¿POR QUÉ HUELE MAL? “El mal olor o bromhidrosis ocurre por la acumulación de células muertas en zonas específicas y por la descomposición química provocada por la flora bacteriana a nivel local. Lo bueno es que si se elimina la sudoración excesiva, el mal olor desaparece”, dice López Estebaranz. Con una correcta higiene y el uso de productos que neutralicen el olor, este problema se soluciona en la mayoría de los casos.

Publicidad

¿CÓMO LO MANTENEMOS A RAYA? El estilo de vida tiene mucho que decir: hay que seguir una alimentación rica en frutas y verduras, cocinar de forma sana y beber mucha agua, infusiones frías y helados. En cambio, es mejor no pasarse con el café, porque la cafeína eleva la temperatura corporal. No te olvides de la ducha diaria para eliminar las bacterias que causan el mal olor, y utiliza desodorantes o antitranspirantes con la piel limpia y seca. Vístete con tejidos como algodón, seda o lino, y evita la exposición al sol al mediodía. Reducir, en la medida de lo posible, el estrés completará los buenos hábitos, aconsejan los expertos.

Lo más popular

¿QUÉ TÉCNICAS HAY? Cuando lo anterior no da resultado, hay otras alternativas. Solemos ser reticentes a soluciones definitivas contra el exceso de sudor localizado porque está muy extendida la creencia de que cuando una parte del cuerpo deja de sudar otra comienza a hacerlo más. El doctor Xavier Santos Heredero es tajante: “Salvo en algunos casos de cirugía, el sudor no se traslada. Que se neutralicen algunas glándulas no significa que se activen otras”.

Toxina botulínica: por bloqueo. Al igual que cuando se usa para tratar arrugas, esta toxina lo que hace es ‘anestesiar’ la zona en la que se inyecta, por lo que paraliza la estimulación de las glándulas sudoríparas en axilas, palmas y plantas, e inhibe la liberación de acetilcolina, sustancia que estimula la producción del sudor. El tratamiento es indoloro (se realizan micropinchazos). Hacen falta de seis a doce sesiones y el efecto dura diez meses. Desde 500 €. Más información en dermomedic.com y clinicadelafuente.comEl láser destructor. Se utilizan los de diodo y de Neodimio Yag en axilas e ingles. Su energía, aplicada sobre la zona problemática, destruye las glándulas sudoríparas. Es una solución definitiva y una sesión suele ser suficiente. El doctor Santos Heredero escoge el sistema láser Cellulaze, muy efectivo también. Desde 3.000 €. drsantosheredero.comCirugía a la carta. El bisturí puede interrumpir la transmisión nerviosa en las axilas, palmas o rostro de forma definitiva. Se puede hacer mediante cirugía abierta o endoscópica, con una pequeña incisión en el tórax: ahí está la vía nerviosa por la que se propaga el estímulo de sudoración, y lo que hay que hacer es interrumpir esa vía. Hay que tener en cuenta posibles complicaciones, como una excesiva sequedad en la zona. Desde 7.500 €.  teknon.es.Oxibutinina. ¿Sabías que también se puede tratar con medicamentos? La oxibutinina es un antiespasmódico que tomado por vía oral impide la transmisión de la información entre la fibra nerviosa y la glándula sudorípara. La dermatóloga Virginia Sánchez asegura que es una “buena opción si hay varias zonas afectadas”.Iontoforesis. Son corrientes eléctricas que se aplican en axilas, pies o manos a través de electrodos húmedos (20 minutos al día). Hay dispositivos que permiten hacerlo en casa, como el de martiderm.com que cuesta 170 €. No duele.

¿Qué me pongo?

Telas ligeras y oscuras. Alguien que suda mucho sabe que tiene vetadas algunas prendas y colores: lo mejor es limitarse a los tonos oscuros (se manchan igual pero se nota menos) y a tejidos frescos. El doctor López Estebaranz recomienda “ciertas fibras sintéticas, como las de la ropa deportiva técnica, que repelen mejor el sudor”.Tecnología antimanchas. La firma textil española Sutran utiliza fibras muy porosas para hacer ropa interior, deportiva y de vestir, que repele manchas, olor, bacterias y hongos.Como piel humana. Los tejidos antitranspirantes actúan mezclando fibras que atraen el agua y otras que la repelen. De este modo atrapan el sudor y lo expulsan fuera de la prenda. En 2013 Tingrui Pan, profesor de ingeniería biomédica de la Universidad de California, perfeccionó esta técnica y la hizo efectiva en casos de sudoración excesiva.

No cae ni gota
España es el primer país de Europa en el uso de antritranspirantes. Ojo, no los confundamos con los desodorantes. Los primeros limitan la transpiración, es decir, hacen que sudemos menos (algunos la eliminan del todo). Los segundos controlan y neutralizan el olor mediante agentes antimicrobianos, pero no reducen el sudor.
Antitranspirante roll on de Isdin, 13 €.  Stress Control Stick de Rexona, 5 €.  Antintranspirante roll on de Perspirex, 12 €.  Antintranspirante hipersudoración de Somatoline, 10 €.  Antitranspirante 48 h. de Eucerin, 7€.