La fiebre del colágeno

Los suplementos alimenticios se han colado en nuestros hábitos para hacernos la vida mejor. ¿Los más buscados? Los que aportan el colágeno que se va con los años.

Es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y sirve para que huesos, músculos, ligamentos, tendones y, por supuesto, la piel estén sanos y fuertes. La mala noticia es que con el paso del tiempo se degrada y el organismo no lo repone con la suficiente rapidez. Entonces aparecen arrugas, pérdida de densidad ósea o de masa muscular... ¿Qué se puede hacer? Ingerir colágeno a través de los alimentos no es fácil, ya que solo está presente en la carne, y en la espina y piel de los pescados. Por eso surge en forma de suplemento alimenticio en polvo. Con 12 o 14 gramos diarios (un cacito o un sobre) mezclados con cualquier líquido, ayudan a reponer el colágeno perdido, lo que contribuye a mejorar el aspecto general, así como a prevenir lesiones deportivas y a reducir posibles inflamaciones.

Publicidad

Condro-Aid con magnesio y vitamina C de Arkopharma, 17 €. Colágeno puro de Colnatur, 18 €. Magnesio y colágeno de Aquilea, 5 €. Con ácido hialurónico de Epa Plus, 18 €. ADD+Nutrients de Germaine de Capuccini, 41 €. Colágeno marino de Gervital, 20 €.