Brochas y pinceles como nuevos

Es importantísimo que las herramientas que usamos para maquillarnos estén bien cuidadas y limpias.

Si tus brochas son de uso personal (los maquilladores profesionales juegan en otra liga), basta con que las laves una vez a la semana. ¿Qué puedes utilizar? Lo más efectivo es una pastilla de jabón Lagarto (sí, el de toda la vida) o de coco. Humedece el jabón y frota la brocha con él hasta que esté limpia, y después aclara con agua.

También hay productos de limpieza específicos (Mac, Make Up For Ever, Kiko... los tienen) que se pulverizan sobre los pinceles, se frotan y se aclaran. En cualquier caso, es importante que las brochas se dejen secar en horizontal, para evitar que el agua penetre en el mango.

Publicidad