Cinco masajes que no habrías soñado

Cuello, lumbares, pies… la gente cree que sabe cuáles son los puntos que más relajación proporcionan en lo que a materia de masajes se refiere.

Lo más popular

En cambio, hay una serie de áreas poco conocidas y muy concretas que pueden aportar grandes beneficios y sensación de confort. Cristina Domínguez, Healthy Lifestyle Coach del hotel Barceló Sancti Petri Spa Resort, hace una radiografía de cuáles son estos puntos, las sensaciones que en ellos se producen y los beneficios que se logran:

Publicidad

Coronilla: fomenta el crecimiento del cabello

Además de ser relajante y placentero, un masaje en la coronilla te ayudará a aliviar estrés o las migrañas habituales. Aplicados mediante técnicas ayurvédicas con aceites esenciales, estos masajes resultan beneficiosos también porque producen una sensación de ligereza absoluta, creando un efecto escalofrío placentero. Además, con él se consigue activar la circulación craneal y corporal, fomentando el crecimiento del cabello y relajando todos los músculos.

Lo más popular

En la cara: efecto lifting

La cara se suele masajear en los tratamientos faciales, pero es difícil encontrar en el menú de masajes uno específico de rostro. Uno completo para esta zona es el kobido, un procedimiento milenario de origen japonés que aplica métodos de tapping y estiramiento. Con ellos se logra un efecto lifting natural de la piel mediante la reactivación de la circulación y la generación natural de colágeno que provocan los diferentes movimientos.

En los glúteos, para evitar la celulitis

Aunque pueda parecer mentira, los glúteos son una de las partes más sensibles y una zona en la que un masaje bien aplicado puede tener muchos beneficios. Por un lado, y por su cercanía con los riñones, fomenta que trabajen más y mejor, ayudando también al nervio ciático, evitando posibles lumbalgias. Asimismo, un masaje en esta región, además de una absoluta sensación de relajación, activará la circulación en esta zona, previniendo de este modo la aparición de celulitis y la concentración de grasa, produciéndose un efecto drenante.

En las orejas, activa el funcionamiento de los riñones

Un masaje en las orejas no sólo es relajante, sino también beneficioso, al estimular la circulación a niveles energético y sanguíneo. Esta región es una zona refleja que proyecta el resto del cuerpo. De este modo, trabajando con masajes sobre ellas, especialmente en los lóbulos, se fortalecen las funciones de todos los órganos, especialmente de los riñones, que se activan indirectamente.