Trucos para entenderte con tu peluquero

Y dar con el estilista ideal.

Esperanza Jiménez

Publicidad

1 ¿Qué buscas en un peluquero?

Seguro que más de una vez has salido con lágrimas de la peluquería. Te dolía el corazón además del bolsillo y te has jurado que nunca más volverías a ponerte en esas manos. Pues bien, no es que tu peluquero y tú habléis idiomas diferentes, es que no has acertado con el estilista ni has seguido estos cuatro consejos que nos da davidkunzle.com para lograr entenderte con tu estilista.

2 Di claro lo que quieres

Lenguaje diferente

Usamos el mismo idioma pero distintas terminologías. ¿Sabemos realmente qué es un corte desfilado, bob, degradado o wag cuando lo pedimos? Seguramente no. Por eso en vez de emplear palabras que son tendencia deberías explicar con tu lenguaje y palabras sencillas qué es lo que quieres. Es decir, quiero una melena por el hombro o córtame tres centímetros porque lo de córtame las puntas es muy ambiguo. Más vale que pierdas unos minutos hablando con el peluquero que te pases horas o días lamentándote.

¿Tenemos claro lo que es un corte desfilado, bob, degradado o wavy?... mucho peor es cuando piensas que él tiene la misma idea que tú en mente y acabamos con un corte insatisfactorio que no era lo que esperábamos. En lugar de usar términos que no controlas, explica de una manera sencilla lo que te gusta y lo que no. Tu estilista enseguida lo comprenderá e intentará ser más preciso sobre el corte, peinado, etc… hablando por ejemplo de cortar 3 cm en vez de puntas, visualizando así el resultado. Antes de pasar a que nos laven el cabello, debemos exigir un resumen de la propuesta final, para así no llevarnos sorpresas desagradables. Tanto David Lesur del Instituto de Belleza David Künzle , como sus colaboradores en el salón, dedican siempre unos minutos previos de diálogo con sus clientas, aclarando desde el principio todas las dudas y permitiendo que también ellos puedan trabajar más confiados en lo que van a hacer.
 Antes de pedir una cita, puedes también acompañar a una amiga para ver como actúan o discretamente observar desde fuera, mirar como ellos mismos tienen el pelo y el aspecto general del salón. La imagen es importante y nos dice bastante sobre su modo de trabajo y buen hacer.

Publicidad

3 Se fiel a un salón

Fidelidad
Como no siempre es fácil entenderse en la primera ocasión, si vas cambiando permanentemente de peluquería nunca tendrás una comunicación fluida y con confianza con tu estilista. Por eso, la fildelidad es clave para que tu peluquero conozca tus gustos, el tono exacto que te gusta y el acabado que prefieres.

4 No a los cambios de última hora

No decidas sobre la marcha
Otro error común es cambiar de idea sentada ya en la silla del pelquero. Cualquer cambio supone un riesgo si antes no lo has meditado bien. Te puedes y debes dejar aconsejar sobre lo que mejor le va a tu físico en cuanto a color, al corte adecuado a tu rostro o a la calidad de tu pelo... pero nunca aceptes un cambio del que no estés plenamente convencida.

Publicidad

5 No pidas imposibles

Es imposible ser otra persona
Escucha bien a tu estilista porque puede que le estés pidiendo un imposible. Cada persona es un mundo y quizá el corte de pelo de esa famosa que tanto te gusta resulta impensable para tu cabello. Ten en cuenta que un buen corte o un color bien dado realzan tu imagen, pero no hacen milagros.