Trucos para quitarte años con Vanesa Romero

Vanesa Romero emana calma cuando habla. Es tranquila, pausada, y más sensata de lo que podría parecer por ese cartel de ‘rubia frívola’ que exhibe su personaje en la serie La que se avecina, que protagoniza. Cuando abre los ojos, lo ilumina todo. Y los abre continuamente porque se emociona hablando de su filosofía de vida. Adora la espiritualidad, sin olvidarse de su físico que, al fin y al cabo, es su herramienta de trabajo: “Me gusta cuidarme por dentro y por fuera y tengo mis costumbres de belleza que sigo al pie de la letra. Soy muy alemana y disciplinada. Bebo mucha agua para hidratar la piel y cuando me levanto me limpio con agua micelar porque el agua del grifo no me sienta bien: tengo la piel muy sensible. Luego me pongo tónico e hidratante. Y mi contorno de ojos, del que no me olvido nunca”, comienza.
¿El contorno de ojos es tu cosmético de cabecera?
Sí, es la zona más delicada de mi rostro. Siempre llevo uno en el bolso y me voy refrescando a lo largo del día. Cuando me maquillan intento que nunca me pongan polvos, porque me cuartean mucho y se marcan las arrugas, y como no tengo bolsas ni ojeras, no necesito correctores fuertes. Me pongo en esa zona un tono menos de mi base de maquillaje habitual, como si fuera iluminador.
¿Alguna otra ‘manía’ cosmética?
Me gusta darme masajes cuando me pongo mis cremas, y veo tutoriales en Youtube para aprender. Ese es mi momento de relax del día, mi recompensa a una jornada larga. Luego pongo unas gotas de lavanda en la almohada, lo que me ayuda a descansar. En mi casa hay velas, incienso... soy muy de olores. Me apasiona llegar y sentir que estoy en ella, reconocer mi olor. En el camerino de la serie tengo mi incienso: es una forma de crear hogar fuera de casa, marcar mi sitio.
¿Te gusta lo que ves cuando miras al espejo?
Sí, he llegado a entenderme bien conmigo misma. Con el tiempo he aprendido a quererme como soy y a convivir con lo que tengo. Soy así y lo asumo. Me he reconciliado con todo lo que no me gustaba de mí.
Tú le das mucha importancia al interior y en tu blog, Reflexiones de una rubia, insistes en ello.
Creo que la belleza es un todo. Si estás bien por dentro emanas belleza porque somos energía. Es fundamental estar bien, en equilibrio y tranquilo, y hay que cuidar el envoltorio, que es lo que traemos, la carcasa, pero sin dejar de trabajar mucho el interior, porque es la base de todo. Si estás bien contigo misma da igual el paso de los años.
¿A tus 37 años te preocupa el paso del tiempo?
Sí, pero intento que no me afecte. En mi profesión estamos muy expuestos. Hay que poner todo de tu parte y llevar una vida saludable para ayudar a tu cuerpo, comer sano, tener buenos hábitos...
¿Haces dieta?
No. Soy macrobiótica e intento seguir su filosofía de ‘eres lo que comes’. Lo que hago es testar en mí. No hay nada como probar tu cuerpo y conocerlo para ver qué es lo que te sienta bien. Y trato de llevar una dieta controlada.
¿Cuál es un menú tipo para ti?
Desayuno pan de centeno con aceite y le pongo semillas de chía, lino, germen de trigo... Voy combinando. Y termino con té verde. Siempre llevo en el bolso almendras crudas y frutos secos sin tostar. Intento ver el momento en el que estoy y dar a mi cuerpo lo que necesita. En invierno, para conservar el calor, tomo sopas de verdura con curry, quinoa, espelta... Para la serie me llevo mi tupper, porque no es fácil comer así fuera de casa.
Carne y pescado prohibidos, ¿no?
Carne no tomo, pero me encanta el sushi. Me perdería en un japonés.
¿Haces deporte?
No tengo tiempo, y con el ritmo que llevo no lo necesito, no me sienta bien. Prefiero pasear con el perro o hacer estiramientos en casa. La energía que necesita el deporte no la puedo dar, la necesito.
Tienes también una colección de complementos. ¿Algún otro proyecto?
Me gustaría hacer cine y tengo pendiente publicar mi libro. Estoy escribiendo uno sobre mí misma, mis reflexiones, en la línea de lo que subo al blog, y una novela. La escribiré cuando llegue mi momento.
Y el momento de la maternidad, ¿te ha llegado?
Seré mamá. No sé cuándo, pero me gustaría tener mi propia familia, aunque no sé cómo voy a terminar.

Publicidad

1 Vanesa Romero te enseña a quitarte años

Vestido de Essentiel .

2 El flequillo dulcifica

“Uno de los cambios más favorecedores es cortarse el flequillo: aniña la cara y dulcifica la expresión”, nos explica Nadia Ballesteros. La experta, estilista del salón Madroom, de Madrid, trabajó el cabello y el rostro de Vanesa para que sirviera de modelo de sus consejos para rejuvenecer: “Además, los flequillos sientan mejor según cumples años, porque el rostro tiende a caer, y cortando el pelo a esa altura se centra la atención en los ojos, que es la zona de más luz de la cara, y no en el óvalo, que puede comenzar a desdibujarse”, finaliza.

Top de Elisabetta Franchi. Pendientes de Thomas Sabo .

Publicidad

3 Más años menos color

“Con el paso de los años, la piel pierde luz y uniformidad y aparecen arrugas. Hay que contrarrestar bajando la intensidad de los tonos del maquillaje, tanto de la base como del colorido. Lo recomendable es emplear tonos más naturales, echarte menos cantidad de producto y usar bases más claras y en fluido para que no se marquen los surcos. Además, el colorete en crema, en rosa o melocotón, hará las mejillas más jugosas”, recomienda Nadia. La experta añade también que “si te pones extensiones de pestañas, que no sean muy espesas ni muy largas, porque te pesará y se te cerrará el ojo. Mejor unas poquitas al final del ojo para abrirlo”. En cuanto a las uñas, no las dejes muy largas: “Se llevan en pico y en rojo”.

Camisa de Reiko . Falda de Essentiel .

4 Olvídate del negro

El cabello negro pone años, envejece, porque “endurece las facciones, acentúa defectos, hace resaltar las pieles, que ya no son tan uniformes, y marca las arrugas. Si aun así te gusta el cabello moreno, prueba con un castaño oscuro: te verás mejor –dice la experta–. Por otra parte, los colores uniformes apagan el rostro, por lo que lo mejor es la bicoloración. Hay varias opciones: poner contrastes sutiles en la zona superior y más oscuros en la inferior para crear volumen; o dar tonos más claros en la zona del contorno del rostro para crear luz”, explica Nadia. Además, si llevas la melena larga es recomendable que esté cuidada y no muy marcado el rizo, porque las ondas poco hechas dan un aspecto mucho más juvenil”.

Vestido de Essentiel . Anillo de Thomas Sabo .

Publicidad

5 Suma años, resta pelo

Nadia nos da otro truco para parecer más joven: cortarse el pelo: “Pasados los 40, el cabello por debajo de los hombros te acorta la figura. Te hace parecer mayor. Por contra, las melenas a esa altura rejuvenecen y estilizan”.
Y este año estamos de suerte: se lleva el bob, esa melenita corta que nació pulida y a la altura del lóbulo de la oreja y que ya admite muchas versiones: “Llévalo capeado para dar cuerpo si se te ha quedado el rostro delgado y sin volumen. Por el contrario, compensa un rostro más gordito dejando los mechones más largos para que tengan peso en torno a la cara. Por eso los bob han cambiado: se llevan asimétricos, con capas y despeinados para darnos más posibilidad de encontrar tu estilo”.
Otra forma de rejuvenecer es aportar más volumen al cabello, como explica la experta: “Tienes que verte con cantidad, pero no largura. Si has perdido cabello puedes ponerte alguna extensión, pero solo en la zona de las patillas, que es donde tiende a perderse, para que se vea una melena sana”.

Jersey de Sandro .

6 Vanesa Romero

Me divierte verme más niña con el flequillo o estilizada con el pelo corto, pero me gusta mi look actual. Creo que he encontrado mi estilo

Publicidad

7 Tratamiento a la carta

Fusio Dose, de Kérastase, es un tratamiento de salón que el peluquero personaliza según tus necesidades. Los más recomendables para los cabellos ‘maduros’ son Reconstrucción, para evitar que se rompa el pelo con los secados, y Densifique, que aporta densidad a los cabellos más finos. Cuesta 12 €. Encuentra tu salón en kerastase.es

A la izquierda: aceite perfumado Cronologiste  de Kérastase , brillo y nutrición, 46 €.
A la derecha: sérum bifásico Therapiste de Kérastase , protege el peinado y da acabado brillante, 37 €.