Cómo conseguir un liso perfecto en 7 pasos

Conseguir un liso perfecto no siempre es fácil pero con los productos adecuados puedes lucir una melena perfecta sin miedo a que se estropee.

La humedad, la lluvia, el viento... Son factores que pueden convertir tu alisado en un desastre. Para evitarlo y conseguir que aguante más tiempo, te proponemos 7 sencillos trucos.

Publicidad

1 Lavar con productos para pelo liso

Utilizar los productos adecuados durante el lavado es fundamental para que el cabello empiece a coger la forma que deseamos. Puedes combinar el champú con una buena mascarilla para que el pelo quede hidratado y brillante. Lo recomendable es utilizar estos productos al menos dos veces a la semana. 

Publicidad

2 Secar y desenredar a la vez

Una vez que el pelo esté limpio, hay que secarlo inmediatamente. Primero, utiliza una toalla para absorber el exceso de agua, no frotes ni retuerzas el pelo, solo pasa la toalla repetidamente hasta que suelte el exceso de humedad . Después, utiliza un secador con boquilla y un cepillo con forma redonda para quitar los nudos y secar  al mismo tiempo. 

Un consejo: pon el secador en posición vertical para que los resultados sean mejores.  

Publicidad

3 Planchar por secciones

Antes de pasar las planchas, debes asegurarte de que el pelo está totalmente seco, si no se puede quemar. Cuando esté listo, separa el cabello en secciones, puedes ayudarte con pinzas, y empieza con el alisado desde la capa más baja hasta la más alta. Utiliza unas planchas que se adecuen a tu necesidades, por ejemplo la gama de Rowenta ha creado planchas específicas para cada tipo de pelo, puedes consultar cuáles son las tuyas en rowenta.es

Publicidad

4 Aplicar aceite de argan

El aceite de argan sirve para nutrir e hidratar el pelo. Ayuda a combatir los daños producidos por el calor de las planchas y consigue que el pelo se vea sano y brillante. Además, te ayudará con tu alisado ya que mantendrá el pelo recto y lo protegerá de sol, el viento, la humedad... Bastará con poner un poco sobre el largo de la melena, especialmente sobre las puntas, evita echarlo sobre el cuero cabelludo. 

Publicidad

5 Proteger al dormir

Para evitar que el alisado se estropee por la noche, te recomendamos poner una funda de almohada de satén o seda. De esta forma, el pelo se deslizará por la superficie en vez de enredarse mientras das vueltas en la cama. Si no tienes una funda de este tipo, basta con colocar una tela de este material para obtener los mismos resultados. 

Publicidad

6 Utilizar siempre un cepillo de madera

Siempre que vayas a desenredar el cabello, utiliza un cepillo de madera con cerdas naturales. Los peines de plástico son más baratos pero generan electricidad estática y, por tanto, producen encrespamiento. 

Publicidad

7 Peinar e hidratar a diario

Mantener el liso intacto después de unos días es complicado. Por ello, hay que hidratarlo a diario con productos como leche protectora, mousse de peinado o locción, y cepillarlo para quitar los nudos y estirar el pelo. Si se estropea mucho también puedes repasarlo con las planchas.