Así es la 'Viagra' femenina

Una solución recién descubierta (y natural) y que promete terminar con la falta de deseo sexual.

Lo más popular

Pastillita-azul. Dos conceptos que se vinculan, sin pensar, con el vigorizante químico que los hombres utilizan para recuperar la pulsión sexual. Viagra. Pero poco o nada se habla de un análogo para las mujeres. El motivo: sencillamente, porque no existe. La ciencia no había reparado en una realidad: los problemas de libido no conocen de género. De hecho, estudios científicos apuntan a que la disfunción sexual afecta a más de 3 de cada 10 mujeres con edades cercanas a los 30, y a más de 6 de cada 10 mujeres que rozan los 60 años. Entonces, ¿a qué espera la ciencia para abordar este problema? Ya a nada, porque acaba de hacerlo. Aunque fruto de una casualidad, un equipo de científicos de la Universidad de Michigan está desarrollando la 'viagra femenina' que consistirá en aplicar una leve descarga en el tobillo. Un chispazo sexual.

Publicidad

Suena mal, pero afirman que no se trata de una descarga desagradable sino, más bien, de algo parecido a un hormigueo. El equipo de expertos trabajaba en otra senda relacionada con el estudio de problemas de vejiga, pero empezaron a recibir unos resultados que no esperaban. Aplicaban una ligera pulsión eléctrica en el tobillo y, aunque las afecciones urinarias remitían, lo más significativo era la potente e instantánea recuperación del ánimo sexual de las pacientes mujeres. Pronto determinaron que el nervio que estaban estimulando con las descargas, el nervio tibial, está conectado al ciático y recorre desde el pie hasta la pelvis, y que su estimulación aumenta el suministro de sangre y, por tanto, la excitación.

Lo más popular

Así que cambiaron el sentido de sus indagaciones. Empezaron a centrarse en su vertiente 'sexológica' y a probar la efectividad de estas descargas en animales de laboratorios, con igualmente sorprendentes resultados, los mismos que provoca la viagra masculina en los hombres. Y lo más prometedor: basta una breve sesión de media hora a la semana para mantener el efecto durante una semana completa.


Las soluciones anteriores, a años luz

Porque no eran ni tan efectivas ni tan fáciles de obtener. Productos como el Addyi eran lo más parecido al vigorizante masculino, aunque su uso es muy restrictivo. Addyi aumenta la dopamina y la norepinefrina mientras disminuye la serotonina, lo que lleva en suma a incrementar la libido de las mujeres y su deseo de mantener relaciones sexuales. Aunque no se comenzó a comercializar sin verse envuelto en polémicas: la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos rechazó su salida al mercado en dos ocasiones al entender que sus posibles efectos secundarios eran lo suficientemente alarmantes: desmayos y disminución significativa de la presión arterial.

Así, este 'chispazo' descubierto por casualidad –como otros tantos grandes ingenios de la humanidad– promete abrir la puerta a otra realidad a cientos de miles de mujeres en el mundo. Porque otros estudios apuntan, en una línea similar al del principio, que el 40% de las mujeres que sufren problemas sexuales jamás piden ayuda, bien por entender que no existe un remedio útil o por el miedo a medicarse.

Los ensayos se están realizando con la ayuda de docenas de mujeres dispuestas a recuperar su gusto por el sexo. Y, si todo va como los científicos esperan, esta viagra femenina puede ser una realidad antes de llegar a 2020.

De: Cosmopolitan ES
More from Ar Revista: