Tu ciclo hormonal, día a día

¿Sabes por qué hoy tienes ganas de sonreír y ayer necesitabas comer dulce? Tal vez la explicación esté en tus cambios hormonales

Lo más popular

1. Sensibilidad a flor de piel: primer día de regla. Los niveles de estrógenos son bajos, estás cansada y las molestias físicas se empiezan a notar.

2. Ponle azúcar a tu dieta: necesitas serotonina, neurotransmisor responsable del bienestar, y los dulces son una estupenda fuente.

3. Síndrome de Popeye: la falta de hierro, debido a la menstruación, se empieza a notar. Toma una ensalada de brécol, espinacas, un entrecot...

Publicidad

4. Nada es lo que parece: estos días son traicioneros. El sangrado disminuye (sobre todo de noche) pero, cuando realizas actividad física, aumenta.

5. Tus hormonas tocan fondo: e sientes baja de ánimo y débil porque tus niveles hormonales (estrógenos y progesterona) están en la fase más baja del ciclo.

6. 'Bye, bye' regla: comienzas a sentirte mejor, la menstruación llega a su fin, acaban las molestias y comienzan a subir los estrógenos.

Lo más popular

7. Toca 'revisión' de pecho: es un día propicio para la autoexploración mamaria porque los tejidos están en reposo y es fácil detectar anomalías.

8. ¡Vámonos de compras!: llegó el momento idóneo. Los estrógenos suben como la espuma, estás deshinchada, contenta y llena de energía.

9. Momento ideal para depilarte: ¿por qué? Porque el vello crece más lentamente en estos días del ciclo, así que tardará más en 'reaparecer'.

10. ¿Quieres adelgazar?: hoy es un buen día para empezar esa dieta que se te resiste. Tus hormonas son una balsa de aceite y no hay rastro de ansiedad.

11. Ponte en forma: en este punto los estrógenos se disparan y estás más nerviosa que de costumbre. Relájate haciendo deporte.

12 y 13. Te sientes muy, muy bien: se acerca la ovulación. Tus condiciones físicas y psíquicas son perfectas. Es cuando más serotonina hay en tu organismo. Te sientes guapa y sexy.

14. Hoy es tu día más fértil: si estás pensando en ampliar la familia, es un buen momento. Casi siempre se produce la ovulación en la mitad del ciclo.

15. Te toca sesión de relax: estás hiperactiva y necesitas compensar. Para ello nada mejor que un masaje relajante o una sesión de spa.

16. Comienza la fase lútea: significa que los estrógenos empiezan a bajar. Tu temperatura corporal aumenta en un grado y puedes subir de peso.

17. Tonifica tu cuerpo: empiezas a sentirte más decaída y débil. Unas sesiones de yoga o de pilates te ayudarán a sentirte mejor.

18. Misión: camuflar esos brillos: tus hormonas están revolucionadas y eso se nota en tu piel: aparecen brillos. Utiliza crema astringente estos días.

19. Sólo quieres dormir y dormir: los niveles de progesterona comienzan a subir y tienen un efecto sedativo sobre el cerebro y el resto de órganos.

20. Necesitas una ayuda extra: cuando se acerca la última semana del ciclo, el flujo vaginal es más abundante y tal vez tengas que usar salvaslip.

21. ¿Notas el 'efecto globo'?: es inevitable, comienzas a hincharte debido a la retención de líquidos. Lo mejor es caminar y beber infusiones drenantes.

22. Un ligero cambio de menú: toma piña de postre, come cereales ricos en fibra y bebe mucho líquido. Así ayudarás a tu organismo a deshincharse.

23. ¡No caigas en la tentación!: los niveles de glucosa en sangre se alteran y 'necesitas' comer dulce. Evita los atracones y toma hidratos de carbono.

24. ¿Te cuesta sonreír?: si te sientes especialmente sensible e irritable, evita el consumo de cafeína, alcohol y otras bebidas estimulantes.

25. Se acerca el SPM: ¿no sabes qué es? Se trata del Síndrome Premenstrual y acarrea malestar, pesadez de estómago, cansancio...

26. De repente, una talla más: los pechos se hinchan, a veces incluso el roce del sujetador molesta. Procura ponerte sostenes sin aros y cómodos.

27. Atención: 'caída libre': estrógenos y progesterona caen en picado. La regla está a la vuelta de la esquina y tus ovarios te avisan con ligeros pinchazos.

28. Y vuelta a empezar: suele ser el último día del ciclo (día arriba, día abajo). Tu cuerpo expulsa el óvulo no fecundado y el tejido endométrico.