¿Existe el umbral del dolor?

No todos toleramos igual el dolor. Los expertos conocen el por qué.​

El dolor es una experiencia desagradable, pero también necesaria. Gracias a él nuestro cuerpo percibe las amenazas externas, como una alarma que avisa al sistema nervioso de que existe algún problema en algún lugar concreto del organismo. No osbtante, no todos lo percibimos de la misma forma. Por ejemplo, hay personas que se dan un mínimo golpe y lloran por el daó sufrido; otras, sin embargo, apenas sienten nada. Esto se debe al umbral o la tolerancia que tenemos cada uno. 

Publicidad

El doctor Alfonso Vidal, director de la Unidad del Dolor del hospital Quirónsalud Sur de Alcorcón, y especialista en anestesiología y reanimación, cuenta que, aunque hay varias escalas numéricas de valoración del dolor (del 1 al 10, ¿cuánto te duele?), incluso para niños -con caras felices y tristes-, "no sabemos cuánto le duele a uno más que a otros", pero sí que frente a lesiones similares el nivel varía de unas personas a otras. Aunque esto tiene mucho que ver con nuestros genes, el doctor Vidal añade que "la mayor parte de la diferencia es cultural y está íntimamente ligada a la educación". 

Lo más popular

Mucho se ha especulado sobre la diferencia entre hombres y mujeres a la hora de percibirlo. Y aunque es de sobra sabido que tenemos pequeñas modificaciones hormonales en el organismo, la máxima de "los chicos no lloran" ha acabado 'haciendo' al hombre más fuerte ante el dolor: "Se ha educado a los hombres para aguantarlo, para no exteriorizarlo, y a las mujeres para ser débiles" continúa. ¿La solución?: "Mejorar la educación igualitaria y libre de prejuicios de género", explica Vidal.