Aída Artiles: "El yoga me ha enseñado a quererme célula a célula"

​Cada vez son más los incondicionales de esta disciplina que parece ir más allá de lo puramente deportivo. La modelo canaria nos confiesa que practicarla le ha cambiado la vida.

Lo más popular

El yoga se ha convertido en uno de los remedios infalibles para la mayoría de males del mundo moderno. Las diferentes posturas ayudan a estirar y oxigenar los músculos y relajar el cuerpo y la mente. Pero si tienes la idea de que el yoga es solo para personas muy flexibles o la parte más filosófica y espiritual te echa para atrás, te recomendamos que te adentres en la experiencia personal con esta disciplina de una de nuestras tops más internacionales: Aída Artiles. Seguro que te contagia su pasión por ella.

Publicidad

¿Cuándo empezaste a practicarlo?

Mi primer contacto con el yoga fue hace unos ocho años, en Madrid. Estuve practicando Bikram yoga y estaba bastante enganchada, pero pasado un año me di cuenta de que no me sentaba muy bien y lo dejé aparcado. Cinco años después, en 2011, en Nueva York, empecé a practicar Jivamukti yoga. Al principio iba a la hora que me iba cuadrando, hasta que un día entré en una clase y conocí a una profesora, Rima Rabbath, que me ha enseñado a amar esta práctica y a crecer a nivel personal. Poco a poco y sin darme cuenta fui conectando con las posturas de una manera que nunca antes había sentido. Entonces entendí de qué va todo esto del yoga.

Lo más popular

A mucha gente le cambia la vida. ¿A ti te ha pasado? ¿Qué beneficios te aporta?

La verdad es que a mí me ha aportado muchísimos beneficios, principalmente a nivel mental: me ha enseñado a estar presente, a ser paciente, a dejar que las malas sensaciones pasen y soportarlas con serenidad. También me ha enseñado a controlar mejor el estrés, a respirar y a relajarme simplemente con ello. Me ha ido aportando mucha calma, me ha enseñado a quererme célula a célula... En fin, podría seguir y no acabaría. Con el yoga se va aprendiendo a vivir, poco a poco lo vas experimentado y te va transformando sin darte cuenta.

¿Cuándo sueles practicarlo?

Recién levantada solo me gusta hacer unos saludos al sol y algunas posturas fáciles para ir despertando el cuerpo... y por la tarde me gusta hacer una práctica cañera. Cuando estoy en Nueva York, practico en Jivamukti Center NYC, y cuando estoy en Gran Canaria en Be Slow, un centro precioso que tenemos en la ciudad. Por las mañanas practico en casa, en el salón... solo tengo que mover un poco los muebles y extender la esterilla.

¿Qué tipos de yoga has probado? ¿Con cuál te quedas?

Bikram, Hatha yoga, Yin yoga, Rocket y Jivamukti. Este último es mi pasión, y sin duda me quedo con él. Pero Yin yoga y Rocket son dos tipos de yoga completamente opuestos y también me gustan mucho. El primero es más profundo: se trabaja mucho de dentro hacia fuera; necesita un esfuerzo psicológico, pero es muy beneficioso. El Rocket es una práctica exigente a nivel físico, más dinámica, que me encanta.

"He aprendido a estar presente y dejar que las malas sensaciones pasen"

¿Por dónde recomendarías empezar a alguien que no ha practicado nunca?

Recomiendo que pruebe diferentes disciplinas y diferentes profesores. Lleva tiempo descubrir cuál se amolda más a ti, y la conexión con el profesor es muy importante.

Publicidad

Escoger la ropa más adecuada y una esterilla con la que no te escurras no es fácil. ¿Qué sueles utilizar tú?

La verdad es que era mi lucha continua. En casa practico casi desnuda, me gusta mucho la sensación, y este año, al probar la nueva colección de ropa de Believe Athletics, flipé, porque me quedaban las prendas como si fueran un guante. Quería abrazarlas. Fue una sensación muy extraña, pero me encantó practicar con ellas puestas.

Top Gratitude (58 €). Leggings Karma (68 €). Sujetador Sunset (64 €). Todo de Belive Athletics
Lo más popular

¿Realizas algún otro tipo de ejercicio o con el yoga tienes todo el entrenamiento que necesitas?

Soy una persona muy activa y hago muchos deportes distintos, pero, para mí, hacer yoga no es un entrenamiento: forma parte de mí, y es tan imprescindible como desayunar. Hice gimnasia deportiva desde los cinco hasta los 17, y ballet y baile moderno. Ahora salgo a correr, hago muchos HITS [entrenamiento interválico de alta intensidad] y juego a las palas en la playa, que es mi hobby favorito.

¿Qué postura te cuesta más realizar, esa en la que todavía no logras profundizar del todo?

En handstand y pincha mayurasana [el pino con los brazos extendidos y con los antebrazos apoyados]: son dos posturas que me apasionan pero me cuestan mucho.

Aída intenta cuidarse lo mejor posible, y para ello combina una intensa rutina deportiva con una alimentación de lo más saludable, pues estudió nutrición y dietética antes de dar el salto a las pasarelas mundiales.

¿Hay alguna que hayas conseguido dominar con mucho esfuerzo?

Los equilibrios de brazos los veía imposibles para mí, y ahora son los que más me hacen disfrutar. Lo bonito de todo esto es que es muy progresivo y de repente, después de muchos días, incluso meses de práctica, sale solo y es una sensación increíble. Muy satisfactoria.

¿Meditas? Háblanos de cómo fue el proceso hasta conseguirlo.

Al principio me ponía muy nerviosa, pero poco a poco fui disfrutando. Cuando medito tengo la sensación de haber dormido diez horas: estoy fresca, centrada, calmada y pletórica. La primera vez que sentí que había conseguido meditar de verdad fue en la playa, en Gran Canaria. Estaba en mi toalla, sentada, sola y empecé a concentrarme en mi respiración. El sonido de mi alrededor dejó de existir y la brisa del mar formó parte de mi respiración. Mi mente pronunciaba un mantra: "Lokah Samastah Sukhino Bhavant", que más o menos significa: "Que todos los seres en todas partes sean felices y libres, y puedan los pensamientos, palabras y acciones de mi propia vida, contribuir de alguna manera a la felicidad y a la libertad para todos". Este año me lo tatué en el brazo para llevarlo siempre conmigo, porque me identifico con él. Volviendo a la playa, cuando abrí los ojos estaban todas mis amigas a mi lado, observándome. Habían llegado y no me había dado cuenta.

More from Ar Revista: