Lecciones de vitalidad, por Kate Hudson

​​Ha construido un poderoso imperio de bienestar con su firma de ropa deportiva, triunfa en Hollywood y ejerce con pasión su papel de madre. ¿El secreto de su éxito? Tener claro que la perfección no existe, buscar el equilibrio sin martirizarse y exprimir cada segundo de su vida.

Lo más popular

De su madre, la diosa de la comedia americana Goldie Hawn, ha heredado, además de su amor por la profesión y su adorable e interminable sonrisa, la capacidad de saber escucharse y cambiar de dirección cuando es necesario: "Con veinte años me obsesionaba tener el cuerpo perfecto y estar siempre estupenda a los ojos de los demás, según los estereotipos, pero he aprendido mucho de la vida y, lo que es más importante, he aprendido a escuchar lo que mi cuerpo me dice". Defensora incansable de la felicidad, la actriz Kate Hudson, de 37 años, madre de dos hijos de 13 y 5 años de diferentes parejas, confiesa que ha llegado a ese punto en su vida en el que ya no le obsesiona la perfección, porque ha descubierto que en realidad es una gran mentira.

Publicidad

En su Instagram, Kate publica lo bien que se lo pasa trabajando en Fabletics

Y es precisamente ahora, cuando más claro tiene lo importante que es vivir con naturalidad, alejándose de las presiones externas que nos bloquean y aprendiendo a ser felices con lo que nuestra propia naturaleza nos está pidiendo a gritos, cuando Kate está cosechando más éxitos. La actriz se ha convertido en el alma de una firma de ropa deportiva, Fabletics, que ella misma fundó hace algo más de dos años junto al grupo JustFab y que ya está valorada en mil millones de dólares. Gracias a ella, Kate se felicita por tener la libertad de elegir qué papeles desea hacer en Hollywood y cuáles no.

Lo más popular

Una versión 'healthy' muy peculiar

Su triunfo no es gratuito, ni fruto de la casualidad. Kate es una trabajadora incansable que, sí, tiene el 'defecto' de disfrutar haciéndolo. Ha construido un imperio gracias a la solidez de unos cimientos en los que sus padres han sido fundamentales (aunque su progenitor es el actor y músico Bill Hudson, ella siempre consideró su verdadero padre a Kurt Russell, pareja de Goldie Hawn), y también su visión de lo realmente importante, que descubrió poco antes de cumplir los 30: la vida saludable.

Cuando hablamos de este concepto, Kate quiere dejar muy clara su díscola versión healthy: "El objetivo no es en ningún caso tener un cuerpo perfecto, sino al revés: hay que esforzarse por aprender a sentirnos bien con el que tenemos; solo así podremos decir que estamos en el camino de la felicidad".

"Para ser felices, hay ser honestos con nosotros mismos y aprender a improvisar"

Interiorizar la idea no es fácil, y ella misma advierte de que lleva su tiempo: "Nuestro cuerpo y nuestra mente están en constante cambio, y debemos aprender a adaptarnos. Hay que ir haciendo pequeños ajustes. Pero no hay que tener miedo: la naturaleza es sabia y el cuerpo sabe lo que necesita. El secreto está en trabajar con el cuerpo, y no en contra de él, y disfrutar haciendo ejercicio. La mayoría de las dietas son una tortura, y no se trata de forzar nada ni de hacer todo el ejercicio del mundo. ¿Que te gusta bailar? ¡Pues baila! A mí, por ejemplo, me funciona beber mucha agua".

Siempre que puede, hace ejercicio al aire libre y varía de actividad.

Cuando Kate fue consciente de lo complicado que resulta adaptarse a los cánones de belleza que nos imponen, decidió escribir un libro en el que no da consejos (ella ha confesado mil y una veces que los aborrece), sino que invita a las lectoras a reflexionar sobre lo que realmente queremos hacer con nuestra vida. En Pretty Happy: Healthy Ways to Love Your Body, Kate comparte los gestos diarios que a ella le funcionan. Uno de ellos es la meditación: "A mí me ha salvado de la locura del mundo en el que vivo, porque todos estamos sobreestimulados, en permanente tensión emocional, pendientes de la tecnología al máximo y siempre estresados, lo que hace casi imposible que mantengamos los pies en la tierra. Yo lo he conseguido".

Publicidad

Aprender a no juzgarnos

Al principio, la actriz se sentía ridícula, como una niña inquieta que no le encuentra el sentido a las cosas que hace ni por qué las hace. Ahora, se siente tan bien con la meditación que la practica dos veces al día, por la mañana y por la noche. Y asegura que con cinco o diez minutos de introspección es suficiente, no hay que volverse locos. Esa es su máxima: "Cuando aprendes a desprenderte del apego a ciertas cosas que la vida te pone delante es cuando empiezas a sentirte libre, y yo adoro la libertad. Otra cuestión importantísima es empezar a dejar de juzgarnos, porque ese daño que nos hacemos es innecesario, y nada constructivo. Para ser felices, lo primero es ser honestos con nosotros mismos y, después, aprender a improvisar, usando la moderación como premisa, pero escuchando lo que nos pide el cuerpo. Yo adoro lo inesperado, porque me hace sentir viva. Intento hacer lo que quiero siempre que puedo porque, en realidad, ¿a quién le importa?".

"Encuentra una actividad que ames y entrégate a ella. No tiene sentido entrenar si no lo disfrutas"

Tiene tan claros sus objetivos saludables y cómo conseguirlos que nos invita a seguir sus pasos: "No me preocupo demasiado por los detalles de mi dieta, porque considero que lo más efectivo es alimentar el alma. Está demostrado que aprendiendo a centrarnos y a escucharnos es más fácil que mantengamos el peso en su sitio. Piensa en lo que comes y en cómo te hace sentir. Escucha a tu cuerpo, y no te frustres si un día te permites un capricho. Yo, como todo el mundo, tengo días buenos y días malos, y aunque no dejo lugar a la obsesión, tengo claro que la alimentación es fundamental para bajar de peso, porque supone el 80 % del éxito. Yo cuido mi alimentación y he descubierto que comer sano no tiene que ser aburrido, pues hay miles de recetas divertidas. Tomo frutas y verduras frescas siempre, pero si un día me apetece cenar pizza, la como y no me siento culpable por ello".

Lo más popular

Kate Hudson (37) y su madre Goldie Hawn (71) tienen una complicidad envidiable. Lo mismo salen a hacer ejercicio al aire libre que se divierten en un desfile de alta costura en París.

Ser amables con nosotros mismos es tarea fundamental, y algo que olvidamos con frecuencia. Para encontrar motivación, según nos cuenta, hay que hacer uso de la naturalidad, sin complejos: "Encuentra una actividad que ames y entrégate a ella; no tiene sentido pagar el gimnasio si no disfrutas de lo que haces allí. Puedes bailar (yo lo adoro), disfrutar al aire libre, hacer yoga o lo que te parezca. Escúchate. Yo me paso el día corriendo detrás de mis hijos, y eso me divierte, y lo cuento como parte de mi entrenamiento".

"He aprendido a escuchar lo que mi cuerpo me dice, y a no forzarlo"

Eso sí, Kate coloca en la base de su espíritu más healthy a su madre. La actriz Goldie Hawn siempre primó la felicidad de su hija por encima de ninguna otra cosa: "Mi madre es la mejor: es divertida y está llena de energía. Es la persona que mejor me conoce. Hablamos varias veces al día y la adoro".