Me ha confesado que se siente atraído por otra persona

​Y la crisis está servida, como es natural. Entiendo que te sientas herida, triste, rabiosa, despechada, incluso despreciada y ultrajada. Es muy desagradable saber que, a menos durante un tiempo, has dejado de ser esa mujer especial, atractiva y admirable que eras para él. La única, creías tú. Bienvenida sea esa crisis, si nos permite resolver la situación.

Tenemos sobre la mesa un tema muy incómodo, pero no imposible de gestionar. Por un lado sabes que ha encontrado fuera de la pareja alguien en quien pensar o a quien desear, por otro lado ha sido él mismo quien te lo ha confesado. ¿Con qué intención? Esto es lo primero que debes plantearte, aunque tengas el juicio empañado por tantas emociones.

Si su confesión es el principio de una ruptura, poco puedes hacer. Es probable que él le haya dado ya muchas vueltas a este asunto antes de tener esa dura conversación contigo. Es probable que le encuentres tan seguro de su decisión que te resulte frío y distante. En ese caso, prepárate para abordar una separación.

Publicidad

Si lo que pretendía era sincerarse contigo para poder seguir adelante, entonces se abre ante vosotros un largo proceso que, en la inmensa mayoría de las veces, requiere de ayuda terapéutica. Será imprescindible que analicéis el inicio del deterioro, el momento en el que las necesidades de uno o de otro –o de los dos- dejaron de satisfacerse en la pareja, el momento en el que las carencias se dieron por sentadas y os resignasteis ante la realidad que teníais delante.

More From Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Vacaciones por separado ¿una mala señal?

Las estrategias que a lo largo de vuestra historia de pareja habéis utilizado para cuidaros, reforzaros y comunicaros han dejado de ser eficaces, y ha llegado el momento de aprender otras nuevas. Flexibiliza todos los esquemas que tenías sobre la pareja y sobre el futuro, porque a partir de ahora esos esquemas no tendrán mas remedio que enriquecerse con nuevas conductas, nuevas habilidades e incluso, quizá, nuevos hábitos de vida.

Entre todos los elementos con los que necesariamente os tendréis que reencontrar a lo largo de este proceso se encuentran, con total seguridad, el gusto por estar juntos, el deseo sexual, la dedicación a la intimidad y vuestra capacidad para compartir desde la pasión y la admiración mutuas.

Seguro que a lo largo de este recorrido te sientes angustiada y perdida pero no decaigas, en la propia crisis (y en la forma que encontréis para resolverla) se encuentra precisamente la oportunidad de salvar esta relación.

More from Ar Revista: