El marido de mi amiga me tira los tejos. ¿Qué hago?

​Y tú, por supuesto, no le has seguido el rollo. Pero, ¿cómo afrontar la situación con tu amiga?

Más de Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
¿Lista para ligar en verano?

Si se lo dices directamente, a bocajarro, con lo que cuesta digerir este tipo de información, puede que tu amiga se lo tome muy mal. Ten en cuentas las implicaciones que esto conlleva, y piensa también que el deseo de que no sea cierto puede llegar a cegar a cualquiera: es fácil que desconfíe de ti antes que de él y que, con ello, se ponga en peligro vuestra relación de amistad.

Por eso es tan importante que estés segura de lo que vas a contarle, que no se trate de sensaciones o inferencias tuyas. ¿Quizá quiere caerte bien (precisamente por la amistad que te une con su mujer) y por eso parece excesivamente amable? ¿Es posible que te haya sorprendido su estilo de comunicación excesivamente afectuoso? ¿Puedes ser que eso que te parece coqueteo sea en realidad su forma de interactuar con todo el mundo y no solo contigo?

Publicidad

Si han quedado descartadas todas las posibles explicaciones, entonces te encuentras en una situación verdaderamente delicada: ha llegado el momento de tomar una decisión. Y parece que sobre la mesa tienes dos formas diferentes de encarar este dilema: puedes adoptar la postura que mejor se ajuste a tus valores e intereses, o la que más se ajuste a los de tu amiga. Pongámonos en cada uno de los dos casos…

More From Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...
Vacaciones por separado ¿una mala señal?

En primer lugar, ¿qué es lo que te pide el cuerpo? Puede ser que quieras liberarte ya de esta pesada carga, que necesites contarle todo lo que has vivido para poder mirarla a los ojos con tranquilidad. O puede ser que seas de la que evitan el conflicto, de las que piensan que los problemas existen solo en la medida en la que nos centramos en ellos. El primer estilo de personalidad necesitará sincerarse sin importar las consecuencias (paso imprescindible para poder dormir tranquila) y, en el segundo tipo, callarás en base eso que dice que "ojos que no ven corazón que no siente".

Y, en segundo lugar, ¿qué te parece si nos planteamos esto desde la posición de ella en lugar de hacerlo desde la tuya? No nos planteamos ya ni de limpiar tu conciencia con la verdad ni de evitar la confrontación a toda costa. Nos centraríamos entonces en averiguar qué quiere ella, si le apetece que le "ayudes" de esta manera o si ella vive mas tranquila sin ser consciente de aquello que no ha presenciado.

En este caso puedes consultar con otras amigas cercanas, íntimas todas ellas; porque no se trata de airear el asunto sino de que recabes opiniones informadas que puedan serte de utilidad. Recuerda todas las veces en las que se ha pronunciado al respecto de este tipo de cuestiones y cuál ha sido su posición. Recaba información para ponerte en su lugar: desde sus esquemas sobre el mundo y sobre las relaciones interpersonales, desde lo que ella siente por su marido, desde el modo en el que os habla de su relación de pareja, desde las expectativas que verbaliza acerca del futuro a su lado. Piensa en los hijos (si los tiene) y en lo que cuenta acerca de sus dinámicas de relación en casa, de sus conflictos y de sus discusiones.

Ni la primera postura es egoísta ni esta última es excesivamente condescendiente. No existe una buena o una mala forma de hacer esto, porque la opción que elijas no te garantiza el resultado. Lo único de lo que se trata es de tomar una decisión madura y reflexionada, en base a los criterios que más oportunos estimes.

No hay fórmula exitosa pero sí prudencia más fácilmente recompensada: procura ser respetuosa en todo momento, estate abierta a cambiar de estrategia por el camino en función de cómo sientas su pulso. Al fin y al cabo, aquí la protagonistas, por desgracia, es ella.

More from Ar Revista: