Quiero mejorar mi vida sexual

Si la rutina ha hecho que dejéis de lado el sexo o notas que te empieza a ocurrir, qué mejor que el inicio del año para hacer balance y ajustar lo que ha dejado de funcionar. Redescubre la sexualidad con tu pareja (o no) con estos cinco brillantes consejos.

Se dice que la rutina mata a la pareja y se lleva por delante muchos de sus mantenedores, entre ellos la vida sexual. No es cierto: las rutinas organizan nuestras vidas y nos aportan seguridad. Todo depende de qué es lo que consideremos adecuado incluir (o excluir) de esas actividades cotidianas. La vida sexual en la pareja no se resiente por el paso del tiempo en sí mismo, sino porque a lo largo de ese tiempo decidimos relativizar su posición en nuestra jerarquía de prioridades. Para cuando nos queremos dar cuenta, nos enfrentamos a un problema crítico. La responsabilidad sigue siendo nuestra.

Publicidad

Si esto te ha pasado, o notas que te empieza a pasar, qué mejor que el inicio del año para hacer balance y ajustar todo aquello que, entre vosotros, ha dejado de funcionar tal y como deseas. Redescúbrete como persona sexual que eres, recupera esa faceta de vuestra relación a la que antaño sí prestabas atención.

  • Cuídate. Empezamos por lo mas obvio, que también merece ser recordado y trabajado. Ambos necesitáis cuidado físico, literal. Los malos hábitos y los kilos de más no solo transforman nuestro cuerpo sino que también nos impiden disfrutar de él. Porque un cuerpo descuidado nos avergüenza y nos lo pone todo mas difícil (problemas de movilidad, de respiración…). Más allá del inevitable paso del tiempo, haz lo que esté en tu mano por mantenerte sana.
  • Hazle un hueco al sexo en tu vida. Recuerda: ¡esas rutinas que tanto temes las construyes tú! Y las llenas de todo aquello que consideras oportuno: trabajar, gestionar la casa, atender a la familia, ayudar a los hijos con los deberes, ir al gimnasio, hacer la cena, ver a los amigos… Te lo compro, todo eso está muy bien y es muy necesario, pero ¿qué hay del tiempo para hacer el amor? ¿Por qué das por sentado que es algo de lo que puedes prescindir?
  • Pide lo que deseas. La famosa asertividad de la que tanto hemos hablado en esta sección también se hace imprescindible en el terreno sexual. Porque si hay un ámbito en el que no debes ni aceptar lo que no va contigo ni renunciar a lo que anhelas, es el sexual. Si las relaciones sexuales no te son gratas es fácil que acabes dejándolas de lado. Se te olvida que, como TODO en la pareja, los deseos sexuales también han de ser explicitados. Destierra mitos y olvida películas románticas: por muy bien que os conozcáis o por mucho tiempo que llevéis juntos él no es adivino, no tiene por qué saber qué es lo que esperas, qué deseas o con qué fantaseas.
  • No te niegues a innovar. Que no lo hayas probado antes no significa que no pueda gustarte. Al contrario: debería ser un claro revulsivo para innovar. Libérate de prejuicios y estereotipos que no hacen mas que limitarte, vuestra vida sexual es íntima, personal e intransferible. Los juicios de valor quedan fuera de toda consideración. Si en algún momento has disfrutado del sexo (que apuesto a que así ha sido) es porque en algún momento probaste algo que nunca antes habías hecho, y te gustó. ¿Qué te impide seguir probando ahora?
  • Ten paciencia, y ajusta tus expectativas. No estoy vendiéndote un cuento de hadas, al contrario. Todo cambio en las dinámicas de relación de la pareja, también en el ámbito sexual, requiere de varios ensayos y de numerosos ajustes. No te frustres si algún día no te apetece, si las cosas no han salido como esperabas (una vez más el cine romántico ha hecho mucho daño en este sentido) o si no has disfrutado plenamente con la relación mas maravillosa del mundo.
More from Ar Revista: