Tu dieta: 2 kilos en 2 semanas

Huye de las dietas milagrosas, que pueden provocar un desagradable efecto rebote, y márcate un objetivo sano y realista: un kilo por semana.

Lo más popular

¿Tienes una boda dentro de unos días y el vestido te queda justo? No hay problema, en quince días te puedes quitar de encima un poco más de dos kilos.
Pero ¡cuidado! Ese peso que perder y no tener mucho tiempo pueden hacer que caigas en una tentación muy seductora: hacer una de las llamadas ‘dietas mágicas’. Son las típicas ‘infalibles’ sin ninguna base científica. “Estas dietas crean un desequilibrio que el organismo interpreta como un período de carencia y se dedica a almacenar grasa en cuanto tiene ocasión”, explica Marta Ruiz Aguado, dietista-nutricionista del Instituto de Obesidad.
Si te ves capaz de limitar las cantidades de comida durante dos semanas, vamos a ello. Lo primero que hay que hacer antes de comenzar una dieta, destaca la doctora Montse Folch, responsable del área de Nutrición y Dietética del Institut Vila-Rovira, “es asegurarnos de que nuestra salud se encuentra en perfectas condiciones, con unos análisis previos y la ayuda de un médico nutricionista”. Si habitualmente tomas cerveza, refrescos con azúcar, fritos y rebozados te será más fácil conseguir tu objetivo: basta con que dejes de comerlos durante quince días. Apúntate a las cinco comidas diarias, tomando a media mañana y a media tarde, pavo, jamón york o queso fresco sin grasa. Puedes comer pasta y arroz, pero sólo dos veces por semana y en pequeñas raciones (la medida es lo que quepa, cocido, en un vaso de yogur). Con este tipo de dietas “se consigue bajar de peso, al perder una gran parte del agua acumulada en el organismo”, nos explica la doctora Folch. Pero sólo se pueden mantener durante un corto periodo de tiempo y siempre bajo control médico.
No debes saltarte una comida y no hacer cinco ingestas diarias. Quien hace eso “piensa que adelgazará más rápido”, afirma la doctora Dennys Ramírez, directora de la Unidad Corporal y de Nutrición de la Clínica Mira+Cueto. “Pero no es cierto. Al comer con frecuencia se pone en marcha más veces el metabolismo y se queman más calorías”. Sé realista, tienes únicamente dos semanas y un par de kilos de más. No es necesario que hagas una dieta drástica a base de verduras y aire, pero sí que tienes que ser muy disciplinada en cuanto a las cantidades. Puedes comer casi de todo, pero muy poco. Con este régimen evitarás la ansiedad que provocan las prohibiciones. Podrás tomar pan, pero dos rebanadas (como la palma de tu mano, ¡sin los dedos!) al día. Mide todas las cantidades que ingieres y levántate de la mesa sin estar completamente saciada. Si tomas legumbres, usa un plato hondo y llénalo sólo hasta que cubra el hueco, nunca lo rebases.

Publicidad