El yoga se anima

La técnica se reinventa para hacerse divertida y más activa. Con la nueva variante ‘I Am You’ no solo encontrarás el equilibrio: también te pondrás en forma. Aprende en Internet y práctica 15 minutos en casa.

Lo más popular

Tradicional’ y ‘revolucionario’ no son dos adjetivos incompatibles en esta disciplina. Atrás quedan las meditaciones del Tíbet. El yoga se reinventa en un estilo moderno que se adapta a las necesidades y a la apretada agenda de las mujeres trabajadoras. Se trata de I Am You, una disciplina que te hará sudar de la mano de Lauren Imparato, antigua empresaria de Wall Street que lo dejó todo para especializarse en yoga, salud y nutrición.

Publicidad

En su estudio de Manhattan imparte clases donde combina la respiración con movimientos creativos y deportivos diseñados para todos los niveles, y que se realizan al compás de los últimos éxitos musicales.
¿Nunca te has atrevido con esta filosofía? Si eres cosmopolita, aficionada a viajar y amante de la música, quizás has encontrado tu disciplina y es el momento de probarla. Como todavía no hay centro en España donde se practique (es una de sus próximas conquistas), puedes seguir sus clases a través de los videotutoriales de su web (www.iamyoustudio.com). Una vez que lo hayas aprendido, solo te queda reservar un hueco en tu agenda para practicarlo, y es suficiente con 15 minutos cada día.
Para aprender bien todos los movimientos, es recomendable ir a una escuela de yoga especializada. Una vez que tengas la base para manejar el cuerpo y controles la respiración, podrás seguir el ritmo de I Am You a través de la red.
A la hora de elegir clases, se recomienda buscar aquellas que, aunque tengan ejercicios más deportivos durante los 60 o 90 minutos que se estará practicando, sean una meditación de principio a fin. Para ejercitarlo correctamente el elemento clave es la respiración: “Eso es lo que diferencia al yoga del resto de disciplinas físicas. Se debe respirar siempre por la nariz y está comprobado científicamente que puede curar el cuerpo y cambiar la mente”, asegura la experta.  
La disciplina de Lauren incluye una dieta equilibrada en la que los alimentos naturales son los protagonistas. Por la mañana, antes de meterte en una sesión de yoga, es recomendable estar en ayunas y no beber líquidos ­–café, agua, té...–, porque hacen que el nivel de energía del cuerpo disminuya. Pero si lo vas a practicar nada más despertarte y eres de las personas que necesitan tener algo en el estómago, opta por una manzana o unas almendras. Lauren Imparato, que también es nutricionista, asegura: “Por la mañana se debe tomar un poco de fruta (fresas, plátano, manzana). A la hora de comer, la mitad de tu plato tiene que ser verde y debes evitar los fritos. Por la noche combina alimentos ligeros con verdura”.
Otros de los consejos que nos da es que, para mejorar tu digestión, debes empezar el menú con un plato caliente, porque asienta el cuerpo. Si quieres ideas para recetas saludables, puedes consultar en su blog.

Lo más popular

Beneficios día a día...
Si eres constante, obtendrás beneficios a corto plazo que mejorarán tu rutina.  

Dormir mejor. La energía positiva fluye por el cuerpo y provoca un estado de bienestar que te ayudará a descansar. Te ayuda a liberar estrés. Al sudar, te sentirás mejor y equilibrada gracias a la meditación.

Adelgazarás. Al ejercitar todos los órganos y músculos, tu metabolismo comienza a funcionar mejor. Además, conseguirás consumir menos dulce y aumentarán las ganas de fruta y verdura. Te sentirás mejor por dentro. Se notará fuera. Aprenderás a conocer tu cuerpo y sus necesidades, a la vez que encontrarás el equilibrio con tu mente.