6 claves para ir a la última sin arruinarte

Vestir bien no equivale a pasar el mes en números rojos por culpa de unos manolos. El dinero ayuda, sí, pero no es condición imprescindible para ir a la última. Toma nota de los consejos de Nacho Montes en ‘¿Nada que ponerte?’ (Ed. Esfera de los Libros), y no recortes en buen gusto.

Lo más popular

1. Pon tu armario a raya. La famosa frase: “No tengo nada que ponerme”, es a menudo incierta y tiene un culpable: el desorden. Si no tienes la ropa bien colocada, es difícil encontrar lo que quieres, ¡incluso saber que lo tienes! ¿El truco? Coloca las prendas por tipos (vestidos con vestidos, blusas con blusas...), colores o estilos. Es el primer paso antes de decidirte a gastar en ropa nueva.

Publicidad

2. Sí a los mercadillos y a las firmas ‘low cost’. ¿Quién ha dicho que la elegancia vaya cosida a una etiqueta de firma? Aprovecha los mercadillos para hacerte con piezas vintage, marroquinería... Y haz como las celebrities: todas apuestan por combinar prendas de firma con básicos de marcas low cost. Una falda con volumen de Balenciaga y una blusa de Zara juntas ya no son pecado mortal, sino lo último en tendencia.

Lo más popular

3. ‘Customizarte’. Convierte la ropa de temporadas pasadas en pura tendencia. Con un poco de maña (y los omnipresentes tutoriales de Do It Yourself o ‘DIY’, en Internet) podrás actualizar un aburrido jersey añadiendo unas tachuelas, por ejemplo. Y hablando de lana: el knitting (es decir, el punto de toda la vida) se reinventa para quedarse, así que coge ovillo, agujas y... ¡a tejer!

4. La ‘lista’ de la compra. Apunta lo que crees que necesitas, por un lado, y los caprichos que quieres darte, por otro. Eso te ayudará a planificar tu gasto antes de lanzarte al mundo del shopping sin control. No hace falta que compres todo lo que está de moda: echa un vistazo a tu revista preferida en busca de un par de its básicos para subirte al carro
de las tendencias sin dejarte la tarjeta.

5. Descuentos sí, gracias. Aprovecha las rebajas para hacerte con prendas en que el ahorro sea considerable, desde abrigos de firma hasta “ese bolso soñado de Hermès”, como explica Nacho Montes. Y no dejes de bucear en portales como Asos o Buyvip –¡imprescindibles!– y en las webs de tus marcas favoritas: encontrarás grandes descuentos en unos cuantos clics... ¡y sin gastar suela y energía yendo de tienda en tienda!

6. Saber invertir. Mucho mejor que saber comprar es apostar por aquellas prendas que se convierten en eternas y te sirven para brillar con luz propia en cualquier situación. ¿Cuáles son? Un little black dress, un abrigo largo, un dos piezas de tweed tipo Chanel, unos tacones de infarto, un vestido largo, un par de bolsos de piel y diseño clásico son las mejores inversiones