Y tú, ¿vigilas tus lunares?

El mayor experto en la lucha contra el cáncer de piel nos cuenta en primera persona las últimas noticias. Y nos ha tranquilizado: si visitas al dermatólogo una vez al año estás casi a salvo.

Lo más popular

Te basta con una visita anual al dermatólogo
La incidencia del cáncer de piel es enorme: de cada diez tumores, cuatro son cutáneos. De los tipos de cáncer de piel que hay, el melanoma es el más peligroso. Pero la buena noticia es que todos ellos, si los detectamos a tiempo, se curan en el 90 % de los casos. Yo recomiendo una visita anual al dermatólogo, si tu piel es normal; semestral, si tienes una piel muy blanca, sensible y con muchos lunares; y trimestral, si existen daños, manchas o lunares que hay que vigilar. Pasar por la consulta médica es el mejor tratamiento.

Publicidad

Las pastillas fotoprotectoras ayudan
Ingresé en el claustro de Harvard hace más de dos décadas. Realicé trabajos dedicados a prevenir el cáncer cutáneo, que relacionaba antioxidantes y fotoprotección oral nutricosmética (por lo que recibí el premio de la Sociedad Americana de Cáncer Cutáneo). He investigado durante muchos años diversos agentes, entre ellos un extracto de helecho (Polypodium leucotomos) con propiedades antioxidantes tan fuertes que actúa como un doble protector solar: aumenta la tolerancia al sol y protege el material genético de la piel. Este activo ha demostrado beneficios, al evitar que la piel envejezca y salgan manchas, aunque siempre como complemento de las cremas.

Lo más popular

Seguimos aplicándonos mal las cremas
En España continuamos teniendo una actitud despreocupada ante el sol. No caemos en la cuenta de que la radiación peligrosa es la de los rayos ultravioletas A, que son los que atraviesan el parabrisas del coche o las nubes de febrero, por ejemplo. Muchos siguen sin saber que las cremas solares hay que aplicarlas 15 minutos antes de tumbarnos en la toalla, o que hay que aplicarse tres veces más cantidad de la que usamos. No hay cáncer cutáneo sin fotoenvejecimiento.

Ya no hace falta bisturí para analizar un lunar sospechoso
Después de muchos años de investigación, la unidad que dirigí en el hospital de Massachussets desarrolló una nueva técnica microscópica en vivo y con ella una máquina que permite analizar los tejidos sin tener que utilizar el bisturí. La imagen posibilita ver si hay daño morfológico en las células. Y, sobre todo, ayuda a detectar esas lesiones escondidas bajo la piel que no dan señales ni pistas.

Las aplicaciones para ver lunares no son seguras
En la actualidad existen aplicaciones de gran éxito que puedes descargarte en el móvil o tu tableta, gracias a las que, si te haces una foto y la envías, por un precio que ronda los 5 euros un experto contesta si tu lunar o mancha es peligroso. Si bien para un momento de duda puede resultar tranquilizante, no ofrecen ninguna garantía médica y no deben impedir la visita regular a un dermatólogo.

Los daños en la piel se gestan casi siempre en la infancia
La mayoría de las personas que tienen diagnosticado un cáncer de piel están sufriendo las consecuencias de quemaduras solares que padecieron de niños. Muchos de los que rondan los 50 o 60 años, no tuvieron en su niñez educación solar ni acceso a fotoprotección como hoy, y ahora sufren las consecuencias. Los menores de tres años no deben exponerse al sol y, si lo van a hacer, siempre tiene que ser con fotoprotector. Y a los bebes de seis meses o menos no les conviene ni estar al sol ni llevar fotoprotector, porque la piel lo absorbe y los efectos son nocivos.

Profesor de Harvard y doctor del grupo de dermatología de Pedro Jaén (Madrid), es uno de los grandes expertos en cáncer de piel de españa.

Sigue la fórmula ABCDE para detectarlos

Asimetría. Busca lesiones que sean asimétricas, comparando un lado del lunar con el opuesto.Bordes. Observa si se desdibujan y son irregulares.Color. Fíjate si está cambiando de color, si se ha oscurecido o si tiene varios tonos.Diámetro. Observa el tamaño de la lesión: ¿tiene más de seis milímetros de diámetro?Elevación. Busca signos de que la lesión crece o cambia: ¿tiene más altura?, ¿sangra?, ¿pica? Pide cita ya.