6 claves para acertar con los regalos

Ríos de gente, colas interminables y, después, caras de circunstancias cuando abren tu regalo. ¿Te suena? Antes de estrangularlos con el lazo de rafia, sigue los consejos que nos dan tres ‘personal shopper’ para no fallar.

Lo más popular

Para tu marido:  ¡Horror! Todas sabemos lo difícil que es regalar a un hombre. Pueden hacer el mismo caso a un reloj de oro que te ha costado tus tres últimas nóminas que a un álbum de cromos. Paloma García (autenticaladyblog.com) recomienda apostar por el atrezo: “Mete el regalo en una caja con una foto especial, carbón si se ha portado mal o un juguete para los dos si se ha portado bien... El regalo será un simple aperitivo, ¡sobre todo si se ha portado bien y no tiene carbón!”.

Publicidad

Para los niños de la familia: Algo que los agote. Reconócelo: estás deseando que caigan rendidos para sentarte a gusto en el sofá. ¡Esta es tu oportunidad! Hay miles de regalos tan divertidos como agotadores: “Una actividad en familia, como las de multiaventura, es de las cosas que los peques más disfrutan con los mayores”, aconseja Elena Sánchez (lecabinetdelena.wordpress.com). “Además, se impone la vuelta a lo clásico, como los puzles o los juegos de piezas”. Éxito asegurado.

Lo más popular

Para tu madre: ¡Caprichitos al poder! Sí, estás harta de oírle decir lo sufrida que es, lo mucho que se sacrifica, que siempre es la última en todo... y en parte tiene razón. Victoria Cáceres (desedayoro.blogspot.com) nos propone un remedio infalible para contentarla de una vez por todas: “Sorpréndela con un capricho deluxe, como un ‘todo incluido’ en un centro de estética. Se trata de hacer que se sientan lo que son: ¡las reinas de la casa!”.

Para tu padre: Si eres de las que no se complican demasiado y terminas tirando de los regalos típicos, cambia el chip. Porque hay vida más allá de calcetines y pijamas, apuesta por un regalo original que consiga dejar a tu progenitor con la boca abierta. Estas son las sugerencias de Elena Sánchez: “Una visita a una bodega, un paseo en coche antiguo por la ciudad, un curso de elaboración de cócteles, una cata de vinos... ¡cualquier cosa que desahogue el cajón del gran jefe!”.

Para tu suegra: Plantéate qué quieres conseguir de ella. Es el regalo más complicado y para acertar has de ser habilidosa a la par que elegante. Como nos recomienda Victoria Cáceres, “si te la quieres quitar de en medio un fin de semana, lo ideal es una cajita de experiencias para que se vaya de viaje”. Si te llevas bien, no escatimes: sorpréndela con una buena crema para el rostro, de esas que jamás se atrevería a comprarse por miedo a no llegar a fin de mes.

Para tu cuñada:  Lo básico es la observación: “Siempre que te ve, te analiza para saber qué hay de diferente entre ella y la mujer que ha cautivadoa su hermano, y a la vez quiere sentirse como tu hermana”, nos cuenta Paloma García. ¿Lo ideal para acertar en este caso? Regalarle un complemento parecido a otro que tú tienes y que sabes que le gusta. Así sabrá que vuestra relación es especial y que ese regalo os une de alguna forma.