El método 5.2: cambia tu vida en 48 horas

Como filosofía no tiene precio: dedicar dos días a la semana a conseguir un objetivo. El método 5.2 empezó como una dieta y ya es una tendencia aplicable a todos los aspectos: aprender inglés, mejorar en el trabajo, ser feliz...

Lo más popular

El éxito del método 5.2 como filosofía de vida se lo debemos en parte a la periodista británica y autora del libro Tu vida 5.2, Emma Cook, quien, tras lograr por primera vez en su vida concluir una dieta con éxito, se planteó demostrar que 48 horas a la semana eran suficientes para cambiar nuestra vida: “Con poco esfuerzo –asegura– es posible alcanzar nuestro objetivo: con pequeños cambios dos días a la semana se consiguen grandes resultados”.

Publicidad

Llevas toda la vida a dieta, te frustra pagar un gimnasio al que casi ni vas y empiezas cursos de idiomas sin resultados. Después de décadas sintiéndonos incapaces de afrontar la vida con tenacidad, llega el método 5.2 para abrirnos los ojos: la culpa no es nuestra y la solución pasa por cambiar nuestros hábitos, huir de los milagros y apostar por una técnica llevadera y flexible. ¿En qué consiste? La regla es sencilla: cinco días de libertad, dos de restricción y esfuerzo. Iniciada como una dieta de ayuno intermitente –a la que ya se han apuntado celebrities como Gwyneth Paltrow, Miranda Kerr y Liv Tyler, entre otras–, se trata de una tendencia aplicable a todas las facetas de la vida: economía, pareja, formación, actitud y salud.

Lo más popular

Modificar rutinas
Flexible, realista y muy práctico, la falta de tiempo no es excusa para el 5.2, un método que está dirigido a aquellos que estén dispuestos a realizar pequeños cambios en sus rutinas: “Cada vez el mundo va más rápido y tenemos más prisa por alcanzar nuestros objetivos a la vez que tenemos menos tiempo para dedicarles”, explica Olga Albaladejo, psicóloga experta en coaching para mujeres. ¿Por qué el 5.2 funciona?: “Fácil. Se puede integrar en nuestra vida sin mucho sacrificio ni grandes cambios y supone la primera piedra de un cambio de hábitos que podemos ir aplicando a distintas realidades que queramos mejorar sea cual sea su naturaleza”, concluye la coach.

¿Es buena para la salud?
Como dieta de adelgazamiento, el método 5.2 propone mantener unos hábitos alimenticios normales cinco días a la semana mientras que los otros dos, no consecutivos, se deben ingerir menos de la mitad de calorías de lo habitual: un total de 600 para hombres y 500 para mujeres a repartir entre desayuno y cena, con lo que se consiguen dos periodos de doce horas sin comer a lo largo de todo el día. Y esto, según la doctora Michelle Harvey, coautora del primer libro de la dieta 5.2, no es solo beneficioso para nuestra silueta, sino también para nuestro organismo. ¿Puede una dieta estilizar la figura y al mismo tiempo reforzar nuestras defensas contra enfermedades como el cáncer? Para la doctora Harvey, la respuesta es rotunda: “Tras muchas investigaciones, hemos detectado que la pérdida de peso en general reduce el riesgo de sufrir cáncer de mama. La dieta de los dos días, además de ayudarnos a adelgazar, disminuye los niveles de insulina, lo que reduce el riesgo para la salud”.

Según la doctora, el gran acierto de esta técnica es la satisfacción que produce: “A diferencia de otros regímenes, este presenta mayor grado de tolerancia: es muy fácil de seguir, ayuda a reducir el apetito de forma progresiva y es esta facilidad de acostumbrarse, así como los resultados tan inmediatos, lo que anima a la persona a seguir”.

Hay tiempo para todo
Aunque son igual de efectivas tanto para hombres como para mujeres, las técnicas del 5.2, en cualquiera de sus vertientes (laboral, dietética, deportiva, profesional), parecen estar hechas a nuestra imagen y semejanza. Lo explica la coach Olga Albaladejo: “Nosotras solemos fracasar mucho más en cualquier proyecto personal de gran envergadura, ya que nuestras motivaciones se diluyen porque tendemos a postergar nuestros intereses en beneficio de los demás”. Y es que, aunque la mujer sea más constante de forma general, ellos nos ganan por goleada en motivación: “Cuando un hombre se propone un proceso de cambio, el que sea, se fija un objetivo y no ceja hasta que lo consigue, mientras que nosotras no dudamos en abandonarlo cuando los niños se ponen malos o si una amiga nos necesita”, argumenta la psicóloga.

¿Puede mejorar mi trabajo?
En el terreno profesional los postulados del 5.2 suponen un antes y un después en la optimización de nuestras habilidades sociales. Conscientes del potencial de un procedimiento tan adaptable y con tanto porcentaje de resultados, los coaches profesionales se rinden a sus encantos con técnicas como el mindfulness, que consiste en sincronizar en un corto espacio de tiempo mente y cuerpo a través de la meditación. “Por ejemplo, parar diez minutos al día reduciendo los estímulos externos nos aportará concentración y serenidad a la hora de tomar decisiones”, explica la coach.

Una vez más, se cumple la máxima del “menos es más”. El secreto del 5.2 parece estar en abarcar los cambios de forma progresiva, no asumir todos nuestros retos a la vez e ir superando metas realistas y asequibles. Los defensores del método lo tienen claro: nunca mejorar nuestra vida había sido tan fácil ni con tan poco esfuerzo se habían logrado resultados tan satisfactorios.