¿Estresada? Haz una lista

Un truco para alejar el estrés: organiza tus propiedades

Cuando garabateamos la lista de la compra, cuando recopilamos las cosas que meteremos en la maleta, cuando escribimos nuestros buenos propósitos o nuestras expectativas para el año próximo, en realidad estamos poniendo orden en nuestro mundo. O lo que es lo mismo, restablecemos nuestra voz interior, en busca de unos objetivos. Lo dice Sasha Cagen, autora de To-do list (Ed. Simon & Schuster, New York), donde recoge más de 100 listas auténticas y rigurosamente escritas a mano. Hay quien las escribe a diario y quien lo hace una vez a la semana, hay quien elabora una lista pensando en el futuro o con todo aquello que es necesario dejar en el pasado (costumbres que no nos gustan, perspectivas engañosas, personas tóxicas...).
No hay que pasar por alto el síndrome de apuntarlo todo: en EE.UU un 70% de la población las hace.?Ayuda a mantener cierto control sobre los asuntos que nos agobian y nos libera de la obligación de tener que recordarlo todo. Según Cagen: “En mi caso, las listas son una respuesta para superar momentos de confusión”. Los psicólogos aseguran que el acto de tachar algo de la lista tiene funciones terapéuticas, ¿A que sí?

Publicidad