Las 6 claves para que no puedan vivir sin ti

¿Notas que tu pareja empieza a distanciarse? Nuestro colaborador Javier Casado hace suyos los consejos del alemán Christian Sander, autor de ‘Cómo ganarme el corazón de un hombre’, para dejarnos ver lo que ellos piensan.

Lo más popular

Lo que nos espanta. Da igual si acabas de empezar la relación o si ya lleváis muchos años juntos: lo que ahuyenta a un hombre es más el vaivén emocional que la rutina o incluso que el aburrimiento. Si temes que te va a dejar, tienes dudas sobre su cariño o incluso celos, intenta abordar el tema desde el diálogo y procura no perder los nervios, al menos delante de él. De otra forma, la relación le supondrá una fuente de estrés y eso sí que no sabemos cómo manejarlo.

Publicidad

Ojito con el ego. Con el suyo, claro. Los hombres necesitamos sentir que significamos algo para nuestra pareja. Si le recriminas constantemente sus errores o siente que le echas broncas, le harás pensar que no es lo suficientemente bueno para ti y que no te puede hacer feliz. Eso es justo lo contrario que él necesita para ser feliz contigo. No se trata de darle la razón en todo, por supuesto. Nos gusta una mujer fuerte, pero a nuestro lado, no en contra.

Lo más popular

Sé egoísta. Entre las cualidades que nos enganchan para siempre en una mujer hay una por encima de todas, y no es el físico: es que seas una persona feliz o, al menos, satisfecha y segura de lo que quieres en la vida. Si buscas que sea él quien te dé la felicidad, no la tendréis ninguno. Tu pareja es un apoyo para conseguirla, pero no puedes depender solo de él. Sé un poco egoísta, persigue tus propias metas y haz las cosas que te gustan, con y sin él.

La mujer ideal. Sensual, afectuosa, inteligente y que tenga sentido del humor. Con estos ingredientes, en proporciones variables según el gusto, caemos rendidos. Además, compartir objetivos básicos en la vida y también experiencias es vital. Haced cosas juntos, sea viajar, salir o tragaros media temporada de una serie tirados en el sofá. No se trata de que os aferréis el uno al otro: ambos debéis sentir que podéis hacer lo que queráis. No lo olvides.

Mantén la emoción. Y no la confundas con el estrés. Durante el primer medio año, e igual que os pasa a vosotras, nos alienta tener la impresión de que aún no estáis en el bote, de que tenemos que seguir luchando por vosotras. Más adelante, sigue haciéndote valer, siempre. Reacciona a lo que te moleste con firmeza si hace falta, pero sin perder los nervios. Por cierto, el tema del coqueteo funciona igual para ambos sexos: no hagas lo que no te gustaría que te hicieran a ti.

Pide por esa boca. Hablar de sentimientos no es lo que mejor se nos da. Y adivinar los vuestros lo llevamos aún peor. Sean cuáles sean los tuyos, comunícate. Si estáis empezando, y quieres que la relación avance, o si ya sois pareja, pero necesitas un mayor compromiso, dilo, por favor. Elige el momento, háblalo y, si hace falta, explícale que no puedes estar con alguien que no sabe lo que quiere o que no quiere lo mismo que tú. No hay más.