6 claves para llevar una alimentación sana por Silvia Riolobos

Para esta especialista en nutrición energética, veganismo y titulada en Medicina tradicional china, comer bien es una filosofía de vida con impacto tanto en el cuerpo como en el 'espíritu'. Ha puesto en marcha unos originales talleres de cocina en los que ella se traslada a domicilios privados para enseñar in situ qué se puede hacer para conseguir llevar una alimentación saludable. Aquí tienes las primeras claves.

Organízate. La lista de la compra es fundamental, porque define cómo vamos a comer toda la semana. Además de frutas, verduras y legumbres, si tienes cereales, frutos secos, semillas y especias variadas conseguirás recetas sencillas y sanas sin caer en los platos preparados. Guárdalos en botes de cristal: sabrás qué hay dentro y tendrás aún más orden.

Cocina el domingo por la tarde. Dedica varias horas a la preparación de recetas que te servirán para varios días. Prepara una buena cantidad de quinoa, arroz integral o mijo, pues son productos que aguantan bien cuatro días en la nevera.

Publicidad

Añade color. Consume alimentos de muchos colores. La medicina tradicional china atribuye a cada órgano un color (al hígado le van bien productos rojos como la remolacha) y unos productos por estación (en otoño, las verduras de hoja verde, pues ayudan a drenar las toxinas de todo el año).

Nuevos ingredientes. La dieta mediterránea es fantástica, pero también es positivo mezclar los platos clásicos con nuevos productos que se integren en nuestros hábitos. ¿Ejemplos? Pisto con quinoa o ensalada de garbanzos con mijo.

Lo más popular

3, 2, 1... ¡mastica! El estómago no tiene dientes: da igual que cocinemos platos muy saludables si luego los devoramos. La masticación ayuda a favorecer una respiración ordenada y además es un gran tónico de las funciones cerebrales.

Cuida los utensilios. Usa sartenes sin teflón ni PFOA, altamente cancerígenos. Además, al igual que hacemos con un cepillo de dientes, hay que renovarlas cuando ya no están bien. También hay que usar más acero y cristal y evitar plásticos, que contienen biscenol A (altera las hormonas). 

www.silviariolobos.com