No sin mi bebé

Dejar a nuestro hijo en casa cuando termina la baja maternal es un duro momento por el que cada vez más mujeres se niegan a pasar. Ellas son un ejemplo que demuestran que hay cosas que se puede cambiar.

Lo más popular

Hemos dado la espalda a la maternidad: vuelves al trabajo y tienes que hacer como si en tu vida no hubiera pasado nada. ¿Quién puede con esto?”, se pregunta Mónica Tornadijo, abogada especializada en temas de conciliación familiar y monitora de la Asociación Liga de la Leche de Cataluña. La respuesta está clara: cada vez menos gente. Y que cada vez más madres –y padres– deciden seguir su instinto: quedarse con sus bebés más allá de las 16 semanas de baja maternal en España. Convencidos de la importancia de no separarse de ellos a edades tempranas, reclaman soluciones al respecto. Algunas han venido de fuera. En este sentido, EE.UU. está siendo un espejo en el que mirarse. Allí, donde el permiso por maternidad es de tan solo 12 semanas (no remuneradas), surgió hace tiempo una tendencia que cada vez cobra más fuerza a este lado del Atlántico: llevarte el bebé al trabajo. El Parenting in the Workplace Institute (Instituto para la Crianza en el Trabajo) ya ha conseguido que 180 empresas se sumen a la idea. Un resultado tímido aún, pero con grandes expectativas: por ahora, casi 2.100 bebés han pasado sus primeros ocho meses de vida en el trabajo con sus padres. Pero ¿es esa la solución que reclama la sociedad?

Publicidad

Crianza con apego
Lo cierto es que la disyuntiva de qué hacer con el bebé tras la baja supone uno de los momentos más difíciles en la vida de una madre. Y no es de extrañar. Pediatras como Carlos González o la psicóloga Rosa Jové recalcan la importancia del vínculo emocional que se crea durante los primeros meses de vida del bebé y que tiene efectos positivos a la larga, porque contribuye a formar niños más felices y seguros de sí mismos. Es la llamada ‘crianza con apego’. Casi un eufemismo para aquellas mujeres que deben incorporarse al trabajo a las 16 semanas de haber dado a luz: “Con cuatro meses, el bebé empieza a abrir los ojos, a descubrir la vida. Es un momento importantísimo, y dejarle justo entonces es tremendamente duro para madre e hijo”, opina la publicista Usúe Madinaveitia. Justo el año pasado, a tres semanas de reincorporarse tras su baja, la empresa la ‘invitó’ a irse. Entonces, ella optó por reinventarse y creó la web mamiconcilia.es, donde publicó un e-book con el testimonio de 26 directivas que hablaban sobre conciliación. El día de su lanzamiento se convirtió en trending topic y la primera semana obtuvo 700 descargas.

Lo más popular

Una baja insuficiente
Estar más tiempo con nuestro bebé (sin renunciar a nuestro trabajo) implica necesariamente un cambio en la legislación. En España, las 16 semanas de baja maternal nos sitúan a la cola de Europa, muy lejos de las 77 de Suecia o las 52 del Reino Unido, y son del todo insuficientes si lo que se pretende es cumplir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de seguir con lactancia exclusiva hasta que el bebé cumpla seis meses. De hecho, ampliar la baja hasta esos seis meses es una de las reclamaciones principales de las asociaciones prolactancia. Creen que de esta forma se conseguiría que los porcentajes de mujeres que dan el pecho no bajasen drásticamente a partir de los cuatro meses (el 70 % optan por la lactancia el primer mes, y solo un 39 % continúan en el sexto, según la Asociación Española de Pediatría): “La reincorporación temprana al trabajo supone para las madres que quieren seguir dando el pecho un esfuerzo monumental. El problema es que no tenemos conciencia de lo importante que es la crianza”, señala la experta de la Liga de la Leche. En defensa de una baja más amplia no solo se han posicionado asociaciones de médicos y padres, sino también un cada vez mayor número de famosas, como Mónica Cruz y Bimba Bosé.

Por la flexibilidad laboral
Otro aspecto clave a la hora de hablar de conciliación es la flexibilidad laboral, una apuesta que podría ser la solución para muchas familias. En este sentido, mamiconcilia.es ha convocado una iniciativa para el próximo 24 de septiembre: Sal puntual. Como su nombre indica, propone que al menos ese día la gente salga a su hora de la oficina, un pequeño gesto que implica un cambio de mentalidad empresarial. De hecho, la publicista explica con humor que al invitar a varias empresas a que se sumasen, algunas contestaron que no les gustaría que eso sentase “un precedente”. En realidad, Sal puntual parte de otra iniciativa inglesa: el Go Home on Time Day, que se organiza desde el año 2000. En EE.UU. existe una similar, Leave the Office Earlier (‘sal antes del trabajo’), que aboga por trabajar por objetivos. Incluso Japón ha lanzado recientemente una campaña recomendando a sus funcionarios que dejen la oficina a las cinco de la tarde.

CadSin embargo, España es de los países europeos con menos flexibilidad laboral. Según el informe Evolución de la familia en Europa, de 2014, un 88 % de trabajadores tienen un horario rígido. Pese a estas cifras, algunas empresas han hecho movimientos en pro de la conciliación. El Instituto Internacional de Ciencias Políticas publicó un ránking con las seis mejores donde conciliar en 2014. Son Repsol, Agbar, Vodafone, Mercadona, L’Oreal e IBM.

Un estudio de la escuela de negocios IESE ha demostrado que estas medidas, además de ser beneficiosas para la empresa, tienen un impacto directo en los niños. A mayor conciliación, mayor rendimiento escolar. ¿Quién no firmaría por algo así? Como dice Usúe Madinaveitia, “poder cuidar y educar a nuestros hijos para hacer un mundo mejor”.