Nunca nadie podrá sustituirle

El dolor de una pérdida puede parecer eterno. Nuestra experta Ana Villarubia te ayuda a abrir nuevas puertas al amor.

More From Adictas al amor
20 articles
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra persona

El dolor de una pérdida es a menudo inenarrable. Como tan bellamente expresó  Víctor Hugo, “les mots manquent aux émotions”; y es que, efectivamente, no son pocas las ocasiones en que las palabras no alcanzan a expresar la magnitud de las emociones. Muchas veces, quien ha perdido a alguien querido, y más quien lo ha hecho tempranamente (de modo que la situación se vive como más injusta y el duelo se hace más difícil si cabe), le tiene en mente como si estuviera presente, sueña con él y convive con las sensaciones que un día esa persona despertó.

Publicidad

Por todo ello, revivir el amor después de una pérdida puede llegar a interpretarse casi como una traición, como una deslealtad hacia la propia biografía, y los propios recuerdos. Ten siempre presente, en cualquier circunstancia, que las historias de amor no son nunca comparables. Es normal que unas no le hagan justicia a otras, así es como debe de ser. Una cosa es aprender de las relaciones y otra muy diferente es clasificarlas de modo que las sometamos a un análisis comparativo.

More From Adictas al amor
20 articles
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...
Vacaciones por separado ¿una mala señal?
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...

El amor después de una pérdida no es ni una segunda parte ni mucho menos una sustitución, no lo tomes como tal. Los pensamientos pueden llegar a ser una tortura. Simplemente es, como otras experiencias humanas, una nueva oportunidad para seguir viviendo.

Afortunadamente los tiempos han cambiado y es cada día más raro el contexto social estricto en el que se exige guardar el luto de por vida. En unos tiempos en los que la medicina ha alargado tanto nuestra esperanza de vida el camino por recorrer ha de estar necesariamente colmado de nuevas experiencias. Los convencionalismos morales nada tienen que ver con el respeto y el profundo amor que tú guardas en el recuerdo e impregnado en tu historia de vida.

Quiérele y conserva tus recuerdos pero quiérete y déjate sentir. Asume la responsabilidad de vivir. Sé que implica dolor y culpa, y que no es fácil. En esos momentos en los que se te hace duro avanzar te aconsejo que racionalices las cosas, sólo así podrás ir librándote del remordimiento. ¿Qué vida habría querido él para ti? ¿Te habría deseado la soledad? Probablemente así puedas ir viviendo de nuevo la necesidad de estar acompañada o las ganas de seguir compartiendo el tiempo con otra persona.

Esa impronta que el amor de tu vida dejó en ti te acompañará siempre que así lo quieras.

www.anavillarrubia.com