Me siento traicionada y no sé cómo perdonarle

La traición supone necesariamente una importante crisis en la relación de pareja: de nada sirve mirar para otro lado y hacer como que no ha pasado nada. Te ayudamos a enfrentarte a este problema.

More From Adictas al amor
20 articles
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra persona

¿Le perdonas o no? Este debate personal implica un duro proceso personal de duda, malestar e indecisión. Perdonar o no perdonar depende de ti y siento insistir en que has de escoger una de las dos opciones, con las consecuencias que cada una de ellas implica, por muchos fantasmas que ambas puedan traerte a la cabeza. Te toca lo más difícil: decidir y ser consecuente. De nada sirve evitar la difícil decisión y continuar la relación desde el rencor o la desconfianza. Acabarías por darte cuenta de que el dolor te ha ido minando, y llenando de rabia. La sensación de fracaso asociada es enorme. Ponte una fecha límite para decidirte.

Publicidad

Por otro lado, no todas las infidelidades son iguales ni se cometen por los mismos motivos. Antes de decidir es necesario que evalúes qué ha pasado: ¿Las cosas no estaban bien definidas? ¿Qqé supone la infidelidad para ti? ¿Y para él? ¿Cuál es su situación personal? ¿Cuál era su estado? ¿Qué razones aduce? ¿Qué buscaba satisfacer? ¿Cuánto de tu confianza y de vuestra intimidad ha traicionado? Si no perdonas el desgaste de mantener algo que consideras falso es destructivo.

More From Adictas al amor
20 articles
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...
Vacaciones por separado ¿una mala señal?
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...

Si te ves incapaz de aceptar y continuar entonces tendrás que plantear la ruptura. Sin embargo, perdonar tampoco supone evitar la crisis sino utilizarla para definir los nuevos términos sobre los que se asienta la relación. No pueden quedar dudas o zonas oscuras. En pareja y siempre en pareja tendréis que decidir qué es lo que queréis cultivar. Me gusta referirme a la relación como un tercero en discordia, como una casa que se construye y que sirve de paraguas, de asidero. La crisis provocada por la infidelidad ha de servir para redefinir qué tipo de casa queréis construir, ya que en la anterior algo se ha tambaleado. Quizá no fueron los cimientos pero algo importante no estuvo a la altura del compromiso mutuo.

Por mucho que cueste asumirlo recuerda que el hecho de que haya sido infiel no significa necesariamente que no te quiera: es necesario ir más allá. Desde la infidelidad más accidental (aquella que no sucede más que una vez) hasta la infidelidad por conquista (la del eterno e inmaduro Don Juan que será incapaz de ser fiel a nadie) los motivos de la infidelidad son diversos y no es posible generalizar. Si bien el hecho de que perdones o no dependerá de numerosos factores personales, lo cierto es que psicológicamente unas infidelidades son más perdonables que otras.

Decidas lo que decidas será totalmente comprensible y nadie tendrá derecho a juzgarlo.

www.anavillarrubia.com