¿Cómo sabes si continúas enamorada de él?

Es un hecho: no podemos pretender que el torbellino de emociones que experimentamos al principio de nuestra relación dure eternamente... ¡No lo soportaríamos! Pero, pasado el tiempo, la rutina puede llegar a instalarse en nuestra relación como una pesada losa y hacernos dudar de nuestros sentimientos. Nuestra psicóloga de cabecera, Ana Villarrubia, nos ayuda a descifrar si seguimos enamoradas de nuestra pareja... o solo nos une a él el sentimiento de cariño.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la quieres perder)

Si nos ceñimos estrictamente a lo que significa y a lo que implica “estar enamorada” entonces la clave fundamental para saber si lo estás o no lo estás es, precisamente, no tener que preguntártelo. Esa primera fase del enamoramiento propiamente dicho en la que las hormonas revolotean y se te altera hasta la presión sanguínea con la simple idea de verle es reconocible en sí misma. Ahora bien, esto no dura mucho (unos meses normalmente, menos de dos años en el 99% de los casos) cuando tus constantes vitales se normalizan no significa que se acabe el amor. ¡Ni muchísimo menos!

Publicidad

Comienza después una época de mayor serenidad, mayor satisfacción de necesidades emocionales y psicológicas, y de menos pasión a cambio de una mayor intimidad. Y aquí es donde suelen surgir las dudas… En comparación con una época de mayor intensidad, nos creemos desenamoradas. Si te asaltan las dudas date un tiempo para hacer las siguientes reflexiones, no saques conclusiones precipitadas basadas en la máxima de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la...
Imagen de la película 27 vestidos para ilustrar el artículo 7 frases que pueden arruinar una primera cita, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia, para la revista AR
8 frases que pueden arruinar una primera cita
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...

¿No será que ha llegado el momento de ajustar tus expectativas? Él no es perfecto ni se ajusta al ideal que en un primer momento proyectaste: es como es, ya le conoces un poquito, con sus debilidades y sus fortalezas, que no son necesariamente aquellas por las que te enamoraste de él. A esto me refiero con ajustar expectativas: haz un balance de vuestras necesidades y de vuestros deseos, por separado, y analiza de qué manera son compatibles y encajan en un proyecto común, por muy mínimo que sea. Ahora ya puedes basarte en hechos reales y no ver a tu pareja como un espejo mejorado e idealizado de sí mismo.

Ya sin mariposas en el estómago y con el cerebro menos nublado: ¿Te sientes a gusto con él? ¿Te hace sentir bien? ¿Disfrutas del proceso de conocimiento mutuo? ¿Encajáis el uno en la vida del otro o crees que podéis llegar a hacerlo sin renunciar a ninguno de los valores que os definen? ¿Estás más cómoda con él que sin él y crees que te complementa de manera positiva en tu desarrollo personal? Si has respondido sí a la mayoría de estas preguntas entonces quizá ya no estés enamorada en el sentido estricto de la palabra pero eso no solo no es malo sino que es lo más lógico y adaptativo a lo largo de una sana relación de pareja.