¿Tontear en internet es ser infiel?

Es la pregunta del millón: ¿intercambiar mensajes subidos de tono en whatsapp o una red social es sinónimo de infidelidad? ¿Se considera "cuernos" el hecho de tontear en la red? La psicóloga Ana Villarrubia nos da su opinión.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la quieres perder)

Si la fidelidad es uno de los valores de la pareja, y esto es así en el 99% de las parejas en nuestro sistema cultural, entonces por supuesto que renunciar al tonteo, sea donde sea, entra dentro de las "condiciones generales". Y tontear es tontear en la discoteca, en el trabajo, en China, por teléfono o por Whatsapp.

El tipo de relación que la pareja establece entre sus miembros así como el tipo de relación que cada uno establece con el exterior es característico de cada pareja, y aunque existen tipologías generales, no hay dos parejas iguales. Si bien la pareja sana debe permitir el desarrollo personal de ambos, también es cierto que estar en pareja implica hacer constantes renuncias; y estas se hacen siempre voluntariamente y porque a ambos les compensa. Se suele renunciar a tontear con otros al tiempo que se acuerda la exclusividad.

Publicidad

En pareja no existen reglas universales, aunque algunas parezcan ser de sentido común, sino que cada pareja construye las suyas y de manera más o menos implícita las va formulando y aplicando. Esto es un proceso lento en el que, cuando surgen situaciones novedosas o conflictivas lo implícito ya no basta: puede acabar siendo necesario detallar, concretar y explicitar todas y cada una de las normas de la pareja. Por eso es imprescindible hablar y comunicarse de manera eficaz.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la...
Imagen de la película 27 vestidos para ilustrar el artículo 7 frases que pueden arruinar una primera cita, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia, para la revista AR
8 frases que pueden arruinar una primera cita
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...

Si la relación es joven y aún no se han explicitado ciertas normas es posible que haya confusión, pero es preciso que utilices la primera oportunidad que tengas para clarificar temas tan delicados como el de la fidelidad. El tonteo, ya sea presencial o no, puede ser un síntoma de que algo no está funcionando o de que no existen acuerdos mínimos.

Por el contrario, si ya llevas un tiempo en pareja probablemente muchas de las normas o rutinas que seguís te parecen obvias o normales, por cuanto tienen de habituales: no acostarse con otros (debería ser obvio, ¿verdad?), vivir juntos, comer en casa de los suegros con cierta frecuencia, desayunar juntos el domingo por la mañana, salir a cenar los viernes, llamar después del trabajo, compartir ocio, pasar tiempo con las amistades de cada uno… Pero ninguna de estas cosas es "natural" sino producto del consenso más o menos explícito.

Me gusta percibir a la pareja metafóricamente como una casa, como una casa que tiene componentes de ambas personas pero que no es un fiel reflejo de ninguna de ellas en concreto. La casa sana, es decir, la pareja sana, ha construido una relación en la que se han consensuado valores, normas, actitudes y comportamientos. Del mismo modo que, cuando se construye una casa, se hace un diseño, se ponen los pilares, se deciden los materiales, se decide sobre los suelos o el alicatado de los baños, etc. Creo que la metáfora es bastante clara.

Diseña tu propia casa en base a aquello en lo que crees, aquello que deseas, aquello que valoras y aquello que necesitas. ¿Para ti que él tontee a través de su móvil es una falta de respeto? Pues no dejes de hablarlo.

www.anavillarrubia.com