Cómo recuperar la pasón

A medida que nos vamos sintiendo más cómodas en la relación es posible que vayamos también descuidándola un poquito. Nos volvemos menos detallistas y sucumbimos, como es natural, a las rutinas. Por eso la receta para recuperar la pasión es sencilla en la teoría pero requiere entrega y dedicación. Por Ana Villarrubia.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la quieres perder)

El principio de una relación es todo pasión, disfrute y mariposas en el estómago. Biológicamente el estado de placer y ansiedad por el otro que nos invade cuando nos enamoramos es insostenible y tiene fecha de caducidad. Con el tiempo las endorfinas dejan de brotar tan abruptamente y empiezan a experimentarse sus efectos de manera más pausada: constante pero sosegada. Que los niveles de pasión vayan dejando paso a otras emociones es normal, pero no significa que tengamos que resignarnos a ello de manera definitiva.

Publicidad

Una cosa es que la intimidad, la confianza y la complicidad vayan ganado protagonismo y asentándose como pilares básicos de la relación, y otra bien distinta es que haya que renunciar forzosamente a la chispa de la pasión. Recuperad momentos en pareja. Piensa en aquellas pequeñas “locuras” del inicio, olvida por un momento que al día siguiente hay que madrugar y deja de lado al resto de la familia por una horas. ¿Con qué disfrutábais al principio? Desde una escapada improvisada hasta una cena en casa, una copa, un rincón secreto de vuestra ciudad o una canción llena de recuerdos. Para recuperar esa chispa tan pasional es necesario revivir y reinterpretar momentos de complicidad.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la...
Imagen de la película 27 vestidos para ilustrar el artículo 7 frases que pueden arruinar una primera cita, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia, para la revista AR
8 frases que pueden arruinar una primera cita
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...

Volved a sorprendeos. Sigue saboteando vuestras rutinas y vuelve a sorprenderle, os permitirá recrear sensaciones placenteras. Un conjunto de lencería, una visita inesperada a la salida del trabajo o incluso una llamada tan solo para decir “te quiero”. Un detalle fuera de contexto promueve emociones positivas y ayuda a despertar la ilusión del primer día.

Reforzaos mutuamente y comunicaos. No escatiméis en piropos, decíos todo, también lo que un día fue obvio; pues puede que él no lo tenga ya demasiado presente. Muchas veces las relaciones se deterioran porque todo se da por sentado y la comunicación se resiente. Recuérdale lo atractivo que te resulta y lo mucho que te gustan esas cualidades que hicieron que te fijaras en él en un primer momento.

Daos y pedíos. No olvidéis la importancia de la reciprocidad en pareja. No hay relación humana adulta en la que la reciprocidad sea más obvia y más inmediata que en la pareja, y pareja no hay más que una. Hablad de ello, pedid aquello que os apetece recibir y, a partir de ahí, dad, dad y dad. Si habéis interiorizado que la relación se co-construye al 50% entonces las consecuencias de dar solo pueden volverse a tu favor y ser gratificantes.

www.anavillarrubia.com