Manual de convivencia

Después de un tiempo de relación lo más habitual es que a uno le entren ganas de más: más tiempo, más intimidad, más disponibilidad, más intimidad, más autonomía; y la convivencia representa uno de estos pasos cualitativamente relevantes en el desarrollo habitual de una pareja hoy en día.

Más de Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos

La convivencia es un paso más real que simbólico hacia el compromiso. Y por ello es importante que parta de una decisión mutua y consensuada. 

Existen muchas falsas ideas, muy generalizadas, sobre cómo ha de plantearse la convivencia en pareja. Ni es sostenible que "haya que doblegarse enteramente a las costumbres del otro" ni es tampoco razonable asumir que "el otro no debe cambiar ni un ápice y hay que aceptar sus rutinas como siempre las ha venido haciendo". No nos engañemos, convivir sí supone pequeñas renuncias, en parte, pero también implica grandes ganancias.

Publicidad

En la convivencia se aplica mejor que nunca esa premisa de que la libertad de uno acaba donde se vulneran los derechos del otro y por eso el secreto de una convivencia exitosa se encuentra en una buena comunicación de pareja. 

Convivir es compartir: a mayor dominio de la comunicación y mayores habilidades de negociación, mejores consecuencias. 

El equilibrio es importante: ni demasiadas concesiones ni demasiadas peticiones. Un buen diálogo entre ambos garantiza una vida compartida más satisfactoria. Además,la experiencia y la construcción de la intimidad serán tanto más beneficiosas si además la comunicación también es fluida a nivel emocional.

More From Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...

Por otro lado, convivir no puede suponer necesariamente perder parcelas de libertad individual. Irse a vivir con la pareja no debe ser sinónimo de perder aficiones o incluso amistades. No olvides que una pareja saludable no te atrapa, permite necesariamente el desarrollo personal de quienes la integran.

Procurad que la convivencia promueva y refleje el equilibrio de la pareja. Para ello no tomes decisiones sin contar con él, por muy claras que tengas las cosas o por muy poco que te guste dar explicaciones. Ponte en el lugar del otro y piensa cómo te sentirías tu si a él le diera por decidir al margen de tus opiniones. Recuerda que las consecuencias de vuestras decisiones también afectan a ambos.

Y, por último, ante las dificultades no te desalientes. Es razonable y esperable que surjan conflictos, cada uno venís de una casa, con costumbres diferentes y concepciones distintas sobre muchas maneras de funcionar. No es tan importante cuántos conflictos surjan sino más bien cómo se resuelvan y que en cada uno de ellos la pareja salga fortalecida. 

El objetivo es que, en conjunto, seáis capaces de ofrecer respuestas genuinas y creativas ante la cantidad de retos y de situaciones novedosas que estáis por experimentar juntos.

www.anavillarrubia.com

More from Ar Revista: