¿Se puede querer a dos personas a la vez?

¿Alguna vez te has encontrado en esta encrucijada? Se trata de una situación mucho más común de lo que crees. La psicóloga Ana Villarrubia nos da todas las claves.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la quieres perder)

Una educación tolerante con la infidelidad, ciclos vitales que generan crisis personales, una excesiva vanidad, viejos amores inconclusos, deseos de venganza, variables de personalidad tendentes al engaño o incluso noches de descontrol. No todas las infidelidades se producen por problemas de pareja y no todas las infidelidades se mantienen en el tiempo y cobran la misma dimensión.

Más allá de la infidelidad más de tipo accidental, que podría ser fruto de un encuentro fortuito que lleva a una aventura de carácter esporádico, ¿es posible amar a dos personas a la vez?

Publicidad

Según datos del CIS aproximadamente el 50% de las personas que viven en pareja en España declara haber sido infiel al menos una vez a lo largo de la vida. Mientras que un 46% de los hombres se reconoce infiel, solo un 17% de las mujeres se atribuyen a sí mismas esta etiqueta.

Ser infiel no implica que no se ame a la pareja, pero tampoco implica necesariamente que se ame a dos personas a la vez. Desde el punto de vista biológico la respuesta es casi rotunda: parece que no puede existir enamoramiento complementario de dos parejas a la vez. El enamorado vive estresado. Fisiológica y neuronalmente el enamoramiento conlleva un desgaste importante que sólo nos compensa evolutivamente pues genera hacia el ser amado el apego y el deseo necesarios como para escoger a la pareja que nos permitirá reproducirnos. Por ello biológicamente, la emocionante pasión ligada al enamoramiento que es agotadora, se centra en una sola pareja (sexual) al mismo tiempo.Al menos durante el enamoramiento parece que tenemos cierta predisposición a la fidelidad.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la...
Imagen de la película 27 vestidos para ilustrar el artículo 7 frases que pueden arruinar una primera cita, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia, para la revista AR
8 frases que pueden arruinar una primera cita
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...

Sin embargo, la fidelidad responde más a una construcción social que a una verdad antropológica. Superado el enamoramiento nada nos impide construir lazos de intimidad y confianza con dos personas a la vez.

La psicología nos dice que la fidelidad se asienta sobre la construcción de un proyecto de futuro estable y sobre tres grandes pilares que satisfacen importantes necesidades personales:deseo, comunicación y protección. Cuando una de estas bases falla es posible que el infiel la busque en otra persona. Muy a menudo la otra persona solo satisface las necesidades sexuales que se han descuidado con el paso del tiempo o con la crianza de los hijos y puede hacerse un trabajo relativamente sencillo para recuperar la pasión en la pareja; pero muchas otras veces el otro se convierte en amigo, apoyo y confidente. Puedes llegar a tener la sensación de amarle, sin dejar de considerar que amas a tu pareja también.

En definitiva, sí puedes sentir que amas a dos personas a la vez, pero a partir del momento en el que traicionas la confianza y la complicidad de la pareja, se produce una crisis que debes resolver y que te obliga a hacer renuncias, tomar decisiones, y trabajar por reconstruir la pareja que desees que perdure.

www.anavillarrubia.com