¿Por qué nos cuesta tanto romper?

Muchas parejas aparentemente abocadas al fracaso construyen relaciones indestructibles, ¿cómo es esto posible? Por Ana Villarrubia.

More From Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos

Son muchos los motivos por los que se hace difícil romper una relación. A primera vista es posible que te vengan a la cabeza argumentos de tipo religioso o convencionalismos sociales pero la realidad es mucho más rudimentaria que todo ello.

Uno de los primeros motivos es el dinero: la imposibilidad de mantener económicamente una vida autónoma es un motivo de peso. No se trata del coste del divorcio o de la separación en sí mismos, que también ha de ser contemplado, sino que la unidad familiar permite una vida más acomodada y el esfuerzo económico que conlleva el mantenimiento de dos hogares por separado no siempre es asumible por las dos partes.

Publicidad

Otro motivo fundamental, que rivaliza con lo económico en el puesto número uno, viene dado por la presencia de los hijos. La pauta terapéutica es clara al respecto: el matrimonio no ha de mantenerse a toda costa depositando sobe los niños la responsabilidad del malestar de los padres. Si bien el cambio puede ser experimentado con dificultad, especialmente por los niños más pequeños, lo cierto es que un modelo familiar de conflictos no resueltos e incomunicación tampoco es absoluto positivo para el desarrollo emocional de los niños. Lo que rara vez te paras a pensar es que una convivencia tortuosa en la infancia deja más huella psicológica en la persona que una separación bien gestionada y a tiempo.

More From Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...

La familia y el entorno social son también relevantes a la hora de decidir un divorcio. No solo te divorcias de él sino que parece que te divorcias a la vez de muchos de los amigos comunes y de toda su familia, esa que ha sido también la tuya durante un importante periodo de tu vida. Frente a este temor a perder el apoyo social y familiar has de asumir la responsabilidad de mantener también por tu parte estas relaciones y seguir alimentándolas. Son muchos los casos en los que acaban compartiéndose amigos y encontrando un espacio para el encuentro con la antigua familia política.

Y, por último, los motivos que impiden que te separes y que más pueden obstaculizar tu vida son los motivos psicológicos. Aquí sí cobra una especial importancia tanto motivaciones vinculadas a la moral (esquemas cognitivos en los que la idea de familia es inalterable) como las incómodas emociones de vergüenza o miedo (miedo al fututo, a la soledad o a la falta de valía en una vida que requiera independencia). En estos casos suele ser necesario recurrir a la ayuda terapéutica para vencer miedos, superar inseguridades y fortalecer la autoestima.

www.anavillarrubia.com