Cómo gestionar el dichoso “tenemos que hablar”

Es oír “tenemos que hablar” y echar a temblar. Quizá tiemblan más a ellos porque somos nosotras las que lo decimos más a menudo pero, reconozcámoslo, solo oírlo te pone ya los pelos de punta pues te coloca en una posición en la que parece que de alguna acusación u ofensa algo tendrás que protegerte. Mal empezamos. La comunicación en pareja deja de ser eficaz cuando nos atrincheramos en dos posicione opuestas pero igualmente defensivas.

More From Adictas al amor
20 articles
Vacaciones por separado ¿una mala señal?
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la puerta al amor
Imagen de la película Match Point para ilustrar un tema de la psicóloga Ana Villarrubia sobre infidelidad. "He sido infiel y lo sabe. ¿Cómo puedo hacer que me perdone?"
​He sido infiel y lo sabe, ¿cómo puedo hacer que me perdone?

Muchas veces parece que hombres y mujeres hablamos lenguajes distintos pero lo que nos pasa en realidad es que tenemos una gran dificultad para colocarnos en el lugar del otro y entender que su punto de vita no solo es posible sino que es perfectamente válido. En pareja es necesario atender a tus emociones pero también escuchar lo que las suyas te están diciendo. Y todo ello sin sentirte atacada y sin enfrascarte en una lucha de poder que solo agrava la situación y perjudica a la relación. En esto del entrenamiento en una mejor y mas fluida comunicación en pareja todos tenemos tarea.

Publicidad

Sigue estas claves de comunicación para que podáis llegar a entenderos.

Di las cosas positivas antes que la negativas y, en general, di lo agradable con mayor frecuencia. Nos pasa que a menudo las cosas buenas las damos por sentadas y no las hacemos explícitas porque entendemos que “así es como debería de ser”. Gran error. En pareja todo es ajuste y todo refuerzo ha de ser comunicado: a todos nos gusta recibir gratificaciones por nuestros esfuerzos, sentir que merecen la pena y sabes que estamos haciendo las cosas bien.

More From Adictas al amor
20 articles
Vacaciones por separado ¿una mala señal?
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...
Imagen de la película Match Point para ilustrar un tema de la psicóloga Ana Villarrubia sobre infidelidad. "He sido infiel y lo sabe. ¿Cómo puedo hacer que me perdone?"
​He sido infiel y lo sabe, ¿cómo puedo hacer que...
Imagen de Orlando Bloom (Drew Baylor) y Kirsten Dunst (Claire) en un fotograma de la película 'Elizabethtown'
¿Está arruinando el móvil tu relación de pareja?
Fotograma de la película Kramer contra Kramer para ilustrar de un tema de la psicóloga Ana Villarrubia titulado: Mi ex utiliza a mis hijos en mi contra
Mi ex utiliza a mis hijos en mi contra

No generalices. Poco hay que desmotive más que el “siempre” y el “nunca”. Habla de la situación concreta que ha generado un conflicto o un desequilibrio entre los dos pero no tires por tierra lo que él considera que son esfuerzos de cambio. Generalizar implica restarle valor a cada momento en el que él ha intentado actuar de otro modo.

Háblale de lo que ha hecho, no de lo que es. Muchas veces nos perdemos en acusaciones mientras dejamos que los problemas queden sin resolver. Concrétale qué es lo que te ha molestado de él y hazle ver cómo te ha hecho sentir en ese momento en particular; pero no le juzgues a él como persona, en eso poco o nada puede hacer.

Pide de forma concreta. Sé (muy, muy) clara. Muchas veces nos hartamos a pedir cosas difusas que él no puede llegar a cumplir (quizá porque ni siquiera sabe cómo). Explícale claramente qué es lo que quieres y de qué manera puede llegar a dártelo. Es muy frecuente la falsa idea de que “si nos quiere nos dará lo que necesitamos” pero... ¿Cómo? ¿Por ciencia infusa? ¿Por telepatía? Lo que para ti es obvio puede no serlo tanto para él, pídeselo..

Hazle ver que eres capaz de ponerte en su lugar y asume tu parte de responsabilidad en cada conflicto. ¿A ti no te gusta que él empatice contigo? Hazte cargo también de su situación, reconoce tu parte de responsabilidad en cada problema (siempre la hay, aunque sea de un 1%). Demuestra que le comprendes, que tu punto de vista también puede convivir con el suyo y que no le exiges nada por frialdad o distancia sino desde el sano deseo de estar mejor el uno con el otro.

www.anavillarrubia.com