Mi pareja me irrita

En general nos disgusta y nos irrita casi todo lo que no somos capaces de comprender pero nos afecta de una manera o de otra. Muchas veces la solución es pararte a pensar.

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la quieres perder)

En esto de sacarnos de quicio en pareja hay mucho de falta de comunicación. Respondemos, con ira, ante situaciones que consideramos ofensivas y que el otro, al sentirse atacado (y con razón), tampoco se molesta en explicarnos. En este tema, como en otros mucho entorno a la pareja, hay mucho tópico; y más de uno que ya suena a rancio por pecar de excesivo machismo. ¿Cuáles son las cosas que solemos echarnos en cara en el día a día de la convivencia en pareja?En general se dice que somos nosotras las que nos quejamos acerca de que él no se cuida lo suficiente, se descontrola cuando está con ciertos amigos, es capaz de fijarse en otras mujeres estando su pareja delante, le dedica demasiado tiempo al trabajo, es demasiado sumiso cuando su madre le pide algo, no sabe decirle 'no a los amigos', no escucha cuando le hablan o sacrifica la vida en pareja por el deporte en la televisión.Y, también como normal general, parece que tradicionalmente los hombres se han quejado más de que nosotras le dediquemos demasiado tiempo a las amigas, le demos demasiada importancia a lo que se piense de nosotras en situaciones sociales, no queramos tener ningún tipo de relación íntima en cuanto hay conflictos sin resolver entre los dos, seamos excesivamente exigentes con el orden y la limpieza de la casa o tardemos horas en hacer ciertas cosas como ir de compras o arreglarnos.¿No te resulta todo esto demasiado artificial? No creo que hoy en día proceda hacer estas distinciones sexistas. Igual que muchos hombres cuidan su imagen o se preocupan por la organización de la casa también muchas mujeres se interesan por el deporte o se centran en su carrera profesional de manera prioritaria.El problema de todo lo que en pareja nos saca de quicio es que damos por sentado que no podremos cambiarlo y no nos molestamos en solucionarlo o en comprender su razón de ser. ¿Cuál es, entonces, la solución para tolerarnos mejor? Hablar, hablar y hablar. Comunicarnos. No juzgar al otro y explicar concretamente cuáles son las cosas que nos molestan, por qué nos molestan y cómo nos hacen sentir. Se trata de llegar a acuerdos, pidiendo lo que necesitamos pero a la vez poniéndonos en el lugar del otro y tratando de acercarnos a él desde una actitud más comprensiva.Si te paras a empatizar con tu pareja, contextualizar sus acciones y entender su por qué, entonces te será más fácil no saltar a la mínima como un resorte ante estas cosas que, aunque aparentemente pequeñas, contaminan el día a día de todas las parejas y de su familia.

Publicidad

www.anavillarrubia.com