Locas por el Kefir

El nuevo lácteo que arrasa en Europa.

Esta leche fermentada está arrasando en los menús de los amantes de la alimentación saludable porque favorece la digestión al contener más probióticos que ningún otro producto natural (tiene 20 o 30 más tipos de bacterias y levaduras que el yogurt clásico). De ahí que si traduces del turco su nombre, significa "sentirse Bien". Además, proporciona el 20% de nuestra necesidad de calcio diaria. 

Publicidad

1

El Kefir también ayuda a tu dieta: es una buena manera de incrementar tu ingesta de proteínas sin aumentar las calorías: 100 gramos de kefir light te proporcionan 10,5 gramos de proteínas. Lo único que tienes que hacer es vigilar que el que compres no tenga azúcares añadidos. El kefir además, contiene mucho triptofano, que es un aminoácido que relaja y provoca sueño.

2

Si no encuentras un Kefir a tu gusto, puedes hacerlo tú. En herbolarios venden la bacteria que convierte la leche en Kefir. La mezclas y en 24 o 48 horas lo tienes. Si el sabor no es de tu gusto, le puedes poner unas gotas de esencia de vainilla o frutos rojos.